semana 1 diseño 1 - 970x250

Intento de femicidio en Gualeguaychu: «Tengo miedo de que termine con lo que empezó», dijo la víctima

Rocío Barrozo fue atacada a puñaladas por su expareja mientras dormía hace dos meses. El fiscal de la causa confirmó que pedirá que Sebastián Sire siga detenido hasta que se haga el juicio.

A menos de un mes que se termine la medida impuesta por la Justicia a Sebastián Sire, detenido por el intento de femicidio a su expareja, la víctima Roció Barrozo contó que teme por su vida y que el hombre “termine con lo que empezó”.

“Cuando quise zafarme, él me vuelve a golpear la cabeza. Mi hija escucha los gritos, llega y se le cuelga del cuello. Le pido a mi hija que llame a la policía y cuando se va, Sebastián se da vuelta y me vuelve a clavar el cuchillo en el pecho y se va por la ventana mirándome”, detalló la mujer en diálogo con C5N.

Tras ese episodio, el hombre quedó detenido y la Justicia le dispuso una prisión preventiva de 90 que vencerá el próximo 9 de septiembre. Si bien la mujer dejó en claro que tiene miedo que su ex salga y que “termine con lo que empezó”, el fiscal de la causa Lucas Pascual adelantó que pedirá que continúe detenido hasta el juicio.

Sire fue imputado por el homicidio en grado de tentativa triplemente calificado, por ser en contexto de género (Femicidio), por alevosía, y por ser cometido contra una persona con quien mantuvo una relación de pareja.

Cómo era la relación entre Rocío Barrozo y Sebastián Sire

Ambos estuvieron en pareja 7 meses y al mes y medio de la relación empezaron las peleas verbales. “Después se fueron manifestando otras cosas como queriéndose matar. Me amenazaba con que se iba a suicidar. Como ya veníamos con conflictos yo le decía que no me estaba acompañando y él no quería que yo lo deje”, contó la víctima.

Además, reveló que la primera vez que él la golpeó fue en mayo en un cumpleaños de un amigo del agresor: “Se puso celoso de un chico que yo le dije que podía ser mi hijo. Me llevó a un pasillo y ahí me empezó a agredir, me agarró del cuello y me dijo que lo deje de mirar al chico porque me iba a matar”.

Si bien la víctima tenía el botón anti pánico, Rocío consideró que “eso no te salva la vida” porque “no te da tiempo a nada y no te ayuda”. “Se me han cruzado millones de veces por la cabeza de querer irme, quiero volver a tener mi vida tranquila, feliz y seguir disfrutando de mis hijos, de mi nieta. No creo que sea justo que me tenga que ir y que él salga, es dale el gusto”, concluyó.

Deja tu comentario!

Relacionado Posts