Murió un escalador pampeano al caer de un cerro en Sierra de la Ventana

- enLa Pampa
234
0

El escalador Ariel Ruiz (44 años) nativo de General San Martín, y residente en Bahía Blanca, falleció al mediodía del martes pasado mientras intentaba escalar el cerro Napostá, en el partido de Tornquist, por su escarpada la ladera este del macizo. La víctima cayó desde una zona de despeñadero y fue encontrado por bomberos, que debieron entrar por la estancia Funke. Al momento de producirse la caída, Ruiz se encontraba acompañado por otro alpinista, Ian Federico Lehner.
El hombre, si bien era nativo de la localidad de sur pampeano, hace un tiempo, empujado por su pasión que era el montañismo vivía en Bahía Blanca donde gerenciaba un emprendimiento relacionado con esas prácticas de aventura. En la localidad pampeana viven sus padres y toda su familia. Allí fue el lugar elegido por ellos para darle el adiós y para que repose eternamente. La triste noticia conmocionó al pueblo y a la amplia comunidad de montañistas de la región donde Ruiz tenía un lugar bien ganado.
La causa está caratulada como “muerte por accidente” y el caso se encuentra a cargo de Mariano Petracci, auxiliar letrado de la ayudantía fiscal de Tornquist. Actuó la Policía Rural de dicha ciudad, dijo el medio bahiense.

El accidente.
Pese al hermetismo del personal policial y judicial acerca del accidente fatal ocurrido en el cerro Napostá, La Nueva pudo reconstruir -en base a distintos testimonios de especialistas y allegados a la investigación- cuáles habrían sido las causas de la caída que le costó la vida al escalador.
Según las fuentes consultadas, tanto el fallecido como su acompañante, una persona de unos 27 años de edad, habrían intentado hacer rappel por la ladera este del Napostá, que está surcada por una quebrada profunda, estrecha y de pendiente muy pronunciada. Se trata de una zona muy peligrosa para los escaladores; de hecho, la subida al cerro no se suele hacer por ese lado, sino por un sendero mucho más accesible.
“Aparentemente han querido rappeliar y la pared de piedra cedió”, explicó una fuente consultada. El rappel es una técnica de escalada que se practica en grupos de dos personas o más. Los escaladores trepan pendientes casi verticales unidos entre sí por un sistema de sogas de seguridad que se atan a los arneses que llevan en la cintura, así como a anclajes que se clavan o insertan en las rocas. Estos últimos habrían sido los que fallaron en la ladera este del Napostá, provocando la caída fatal.

Experimentado.
Los especialistas consultados reconocieron que ambos escaladores tenían una vasta experiencia en este tipo de actividades, por lo que atribuyeron el accidente a lo que se conoce como “roca podrida” o “roca descompuesta”. “El sistema de Ventania tiene de 300 a 350 millones de años. Allí hay mucha ‘roca podrida’: son bloques de piedra grandes, que parecen macizos; sin embargo, cuando uno les clava (el anclaje) y tira de la cuerda, ceden. Sin dudas les tiene que haber pasado algo así”, explicó una fuente inobjetable.
Ruiz era un apasionado guía de montaña y un experimentado instructor de actividades al aire libre. Junto al otro accidentado administraba un circuito de canopy en la Estancia Las Vertientes, en Villa Ventana. Además, era dueño de la empresa Sherpa GDM, a través de la cual organizaba viajes para practicar montañismo y escalada en algunos de los picos más atractivos del país. “Somos gente de montaña, nos apasiona transitarlas, recorrerlas y vivirlas”, era el slogan de su emprendimiento.
Entre los amantes del montañismo era una persona reconocida por su experiencia y querida por su espíritu aventurero, calidad humana y generosidad. Fiel a su forma de vida, también era un fanático defensor de la naturaleza; especialmente, de las maravillas del sistema de Ventania que tantas veces había recorrido de día y de noche, en invierno y verano, bajo todas las condiciones climáticas. Era, dicen, su lugar en el mundo.

Tristeza en el pueblo
Profunda tristeza y consternación provocó en la comunidad sanmartiniana, la noticia del fallecimiento de Ariel Ruiz. En el pueblo sureño cursó sus estudios primarios en la Escuela 16 y el secundario en el Instituto José Manuel Estrada.
Además, estuvo casado con una mujer de esta localidad, de cuya relación nació un hijo que hoy tiene unos 10 años de edad. Quienes lo conocieron, afirman que se trataba de un hombre “maravilloso”, emprendedor, amante de la naturaleza.
Era hijo de Mario Ruiz Garrido, de nacionalidad peruana, quien al recibirse de veterinario se instaló en General San Martín, donde tuvo activa participación profesional vinculada a la Sociedad Cooperativa Agrícola Ganadera y luego en la municipalidad.
Como dato dramático, Ariel era hermano de Virginia, una joven de 15 años de edad que hace aproximadamente 23 años, un 16 de diciembre -cuentan los memoriosos-, decidió quitarse la vida en el altar de la iglesia católica local.

 

 

Diario La Arena

Facebook Comentarios