“Velazos” contra el aumento de tarifas

- enNacionales
56
0

Sindicatos y organizaciones sociales realizaron ayer la denominada “Marcha de las Velas”, desde la Plaza del Congreso hacia el Obelisco, en rechazo al aumento de tarifas de servicios dispuesto por el Gobierno. En la primera línea de la columna principal estuvieron los líderes de las organizaciones convocantes Pablo Moyano (Camioneros); Hugo Yasky (CTA de los Trabajadores); Pablo Micheli (CTA Autónoma); Daniel Catalano (ATE-Capital) y Omar Plaini (Canillitas).
También participaron el presidente del partido MILES, Luis D’Elia; el ex abogado de la CGT y actual diputado de Unidad Ciudadana, Héctor Recalde, y los líderes de los metrodelegados, Roberto Pianelli; de los docentes bonaerenses de Udocba, Miguel Ángel Díaz, y del gremio de actores, Alejandra Darín.

Velas.
Los dirigentes y varios afiliados de los sindicatos convocantes portaban velas como símbolo de protesta a los aumentos de la electricidad, mientras que la columna principal avanzaba detrás de una bandera con la leyenda “Basta de tarifazos”. Los manifestantes se concentraron a las 19.00 frente al Congreso y luego se trasladaron bajando por la Avenida de Mayo hasta la 9 de Julio y por allí continuaron hasta el Obelisco.
Al participar de la marcha, Pablo Moyano cuestionó al Ejecutivo por las subas de las tarifas y a los legisladores oficialistas por no haber dado quórum en el Congreso para debatir los aumentos en una sesión especial en Diputados que finalmente fracasó. “Ojala el Gobierno hubiera tenido un poco de sensibilidad para darle un respiro al bolsillo de la gente y después volver a debatir el tema, pero lamentablemente gobiernan para un sólo sector”, comentó el dirigente.

“Bochorno”.
El referente sindical cuestionó los aumentos de los servicios públicos y advirtió que “cuando el oficialismo quiera avanzar con la reforma laboral”, los van “a volver a escuchar en la calle”. “Es más fácil aumentar el gas o el transporte que sacarle el impuesto a los bancos o a las mineras”, cuestionó Moyano.
Por otra parte, el gremialista criticó “a los diputados del oficialismo que festejaron como si fuera un gol de Messi el hecho de no haber dado quórum” durante la sesión en el Congreso durante la cual se debía debatir los incrementos en las boletas. “Creo que con el bochorno en Diputados quedó muy claro que el Gobierno trabaja para un solo sector”, cerró.
También asistieron a la marcha ciudadanos autoconvocados e integrantes de organizaciones como Suteba, UTE, la Corriente Federal de los Trabajadores, Barrios de Pie, el Partido Obrero y de clubes de barrio.

No hay marcha atrás.
El Gobierno acordó ayer con sus aliados de la UCR y la Coalición Cívica mantener los fuertes aumentos dispuestos en las tarifas de gas, pero admitir un pago en cuotas que se hará efectivo en los tres bimestres de menor consumo: el último de 2018 y los dos primeros de 2019.
Así lo confirmó el presidente del interbloque de la alianza cambiemos, Mario Negri, al término de la reunión con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, junto al ministro de Energía, Juan José Aranguren, y con la presencia de los titulares de bloque del Senado, Federico Pinedo, y de Diputados, Emilio Monzó. Por la Coalición Cívica asistieron el diputado Juan Manuel López y el secretario Fernando Sánchez, y por el PRO, Nicolás Massot.

Tres cuotas.
Previamente, el presidente Mauricio Macri y Aranguren recibieron al gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, quien personalmente le entregó una propuesta, con la iniciativa de “amortiguar los aumentos” en la temporada invernal.
Al término de esos encuentros, se anunció que el Gobierno acordó el pago de las facturas de “los dos bimestres de mayor consumo” de gas, o sea mayo-junio y julio-agosto, y dispuso que se “podrá posponer el pago del último aumento en tres cuotas bimestrales para todas las facturas emitidas entre el 1 de julio y el 31 de octubre, meses de mayor consumo y que generaba mucha preocupación”, explicó Negri.
Además, aclaró que esa forma de pago será “optativa”, en declaraciones formuladas a la prensa al término de la reunión, donde consideró que participaron de una “reunión fructífera”, sobre la preocupación general que hay y que se expresó en el parlamento”, sobre la situación tarifaria.
“Comprendimos los puntos que cada uno proponía”, aseguró el legislador, quien explicó que “se ratifica la tarifa social de gas y las limitaciones se suspenden por dos meses, a partir del 1 de mayo, dando lugar a una campaña para uso racional de gas, en las provincias que acepten compartir el costo”.

Controles.
Sobre el control de empresas, ente reguladores y cooperativas distribuidoras, explicó que el Ministerio de Energía “revisará los criterios de aplicación de multas ante los incumplimientos, de manera de garantizar que sean efectivas” y se “impulsarán las actividades de los entes reguladores y su vinculación con los usuarios”.
Lanzaran una campaña de concientización de ahorro del consumo, invitando a los gobiernos provinciales, y la convocatoria urgente al Consejo Federal energético a los efectos de participación y compromiso de las provincias en los temas acordados entre Cambiemos y el Poder Ejecutivo.

“No es fácil”
Por su parte, Massot aclaró que “no hubo marcha atrás” en la cuestión tarifaria, al indicar que “no se puede volver a recetas que no han funcionado y nadie explica cómo se financian los servicios públicos”.
Además, sostuvo que la Argentina “en general ha aceptado que el camino ya no es más subsidiar la pileta climatizada de Puerto Madero, sino pagar lo que se consume”, consideró Massot, quien reconoció que “no es un camino fácil” y que más allá de los más de 4 millones de beneficiarios de la tarifa social, “pueden tener dificultad por la estacionalidad”. “Siempre tenemos preocupación por la situación social”, coincidieron Massot y Negri, al ser consultado sobre el descontento social. (NA)

“Hay muchos que no pueden pagar”
El titular de la Uocra, Gerardo Martínez, afirmó que el Gobierno nacional “tiene que tener sensibilidad” y “escuchar a la gente” porque, según consideró, “hay muchos” ciudadanos que no “pueden pagar” las tarifas. “Es un atropello la forma en que se aplican los incrementos y cómo afectan el poder adquisitivo y la posibilidad de vivir dignamente”, enfatizó Martínez.
El jefe del gremio de la Construcción consideró que “el Gobierno tiene que ser sensato y escuchar a la gente, ya que salen a timbrear y buscan tener un vínculo mas directo con la gente”. “Acá no hay una especulación política, hay una realidad: el Gobierno tiene que garantizar el bien común y atender lo que pasa en su pueblo y me parece que hoy el pueblo le está diciendo no puedo pagar lo que ustedes me están aumentando. Hay que buscar un cambio y bajar las pretensiones porque hay sensación de desigualdad, de que no todos estamos poniendo lo mismo para sacar al país adelante”, sostuvo.
El dirigente sindical advirtió que “no se nota a ciencia cierta que haya una mejora” en la situación de la pobreza. Por otra parte, sostuvo que “la inflación es el impuesto a la pobreza, el colesterol malo de nuestra sociedad”.
“Sé que las medidas que se pueden tomar para resolver este tema pueden generar daños colaterales, pero no puede ser que siempre afecten a un sector, tienen que ser repartido su impacto, no que sean los trabajadores y los salarios la variable de ajuste. Eso no lo vamos a aceptar y vamos a mostrar nuestra resistencia”, advirtió. (NA)

“Garrafazo” en Neuquén
Organizaciones sociales realizaron ayer “garrafazo” en el centro de la ciudad de Neuquén para protestar contra los aumentos de las tarifas de gas. “Estamos planteando y reclamando que la garrafa sea accesible para todas las familias de los sectores más humildes que no tienen red de gas”, explicó la militante de Barrios de Pie Gladys Aballay. “Hay más de 10 mil familias en la ciudad que no tienen acceso al gas natural, teniendo en cuenta que no es lo mismo el invierno en Neuquén que en el norte, acá se sufre más el frío y los precios están descontrolados”, dijo Aballay, quien agregó que “en los barrios el valor de las garrafas llega a 380 pesos y las familias consumen entre 4 y 5 por mes”
Por otra parte, María Colitripay, del Polo Obrero, expresó la preocupación de las organizaciones por “los comedores y merenderos que necesitan el gas”. Asimismo, desde las agrupaciones comunicaron que “actualmente el valor del envase supera los mil pesos y a eso hay que sumarle el costo de un flete cuando las familias no consiguen garrafas en su barrio”. (Télam)

Facebook Comentarios