María Alejandra García, la mujer condenada a seis años de prisión por abuso de su hija, fue beneficiada con la prisión domiciliaria como consecuencia de un embarazo de alto “riesgo” que concibió estando presa con su actual pareja durante una visita íntima en la Unidad 13, donde estaba alojada desde hace casi dos años.

Gebruers

La decisión fue tomada el pasado 16 de octubre por el juez de Ejecución Penal Martín Saravia. Consultado porEl Diario, el abogado de García, Omar Gebruers, contó que todos los equipos técnicos del Poder Judicial estuvieron de acuerdo con la medida y que incluso el Consejo Provincial de la Mujer se presentó en la causa como “amicus curiae” para garantizar su salida y “monitorear el desarrollo de la relación de la madre con el hijo nacido, por el cual nosotros ya habíamos solicitado la domiciliaria y nos la negaron en dos oportunidades, que actualmente tiene tres años de edad”.

Gebruers volvió a criticar con dureza la postura de la fiscala Marisol Rodríguez, quien volvió a sostener -según dijo- “el riesgo del menor a ser abusado por su madre… Una posición totalmente lombrosiana, encima proveniente de una mujer. Nunca vi algo tan machista ni tan clasista como esto”. Además, el juez Saravia puso como “custodio” del nene de tres años que ya tiene García -con el mismo padre del que ahora se embarazó- a la Dirección de Niñez y Adolescencia.

El caso

En el mes de julio de 2009, García fue condenada a seis años de prisión. El fallo fue apelado hasta la Corte Suprema de Justicia. El martes 16 de octubre pero de 2012, la CSJ desestimó el recurso y confirmó la sentencia, que no fue unánime porque Zaffaroni y Highton de Nolasco votaron en disidencia. La niña víctima del abuso tiene catorce años y convive con la familia del padre.

El caso se inició por la denuncia del padre de la nena y expareja de García. La sentencia se basó en el testimonio de la menor, que declaró al menos en tres oportunidades. Ese testimonio es cuestionado por la familia de la madre. Cuando ocurrieron los hechos juzgados la pareja estaba separada y la nena ya vivía con el papá.

Revisión

“En realidad nosotros ya habíamos pedido la domiciliaria, en dos oportunidades, por el hecho de que Alejandra tenía un hijo menor de cinco años y la ley establece que tiene que ser así… Pero la Justicia rechazó los dos pedidos por posiciones machistas especialmente de mujeres operadoras del sistema judicial”, se quejó Gebruers.

Y agregó: “Decían que iba a abusar de su hijo si la dejaban vivir con él… Con este criterio, entonces a quien mató no habría que dejarlo salir nunca de la cárcel porque mataría a cualquier persona que se le cruce. Además no se puede juzgar un delito que supuestamente se va a cometer”.

“Además, durante todo este tiempo, algo que es muy grave, se sometió al hijo menor de Alejandra a la carcelización o prisionerización de ese menor que tenía que ver a su madre una vez por semana dentro de la Unidad 13”, apuntó el abogado.

Respecto al estado actual de García, Gebruers contó que “está de cinco meses pero con un embarazo de alto riesgo y las instalaciones de la Unidad 13 no están en condiciones para contenerla”.

– ¿Cuándo volvieron a pedir la prisión domiciliaria?
– Cuando tuvimos el certificado médico, al mes o mes y medio de embarazo. Todos los equipos técnicos del Juzgado de Ejecución Penal estuvieron de acuerdo y a favor de la prisión domiciliaria. Lo mismo aconsejaron las autoridades del penal, quienes además dijeron que Alejandra tenía una conducta ejemplar. De hecho, la interna de mejor conducta de todo el penal. Incluso que había hecho varios cursos educativos obteniendo los títulos correspondientes y que estaba trabajando en las oficinas administrativas de la unidad.

– ¿Ella nunca volvió a tener contacto con la hija?
– Hace siete años que no puede ver a su hija, a quien la familia paterna la obligó a testimoniar y acusar a su propia madre. Hay miles de pruebas con posterioridad a la sentencia inicial que indican que la nena mintió y que fue influenciada por su abuela y su padre.

– ¿Qué otro recaudo tomó la Justicia para otorgar la prisión domiciliaria?
– El mismo juez puso como custodio de la seguridad del hijo de Alejandra a la Dirección de Niñez y Adolescencia. Y el Consejo Provincial de la Mujer se presentó en la causa como “amicus curiae” para garantizar su salida, como ya dije anteriormente.

Facebook Comentarios