El diputado Jorge Lezcano, que preside la comisión de Ríos dijo que para nuestra provincia, la situación del río Atuel es “un problema de vida o muerte”. Hubo un encuentro de diversos organismos y personas involucrados en el expediente ante la Corte.

El diputado Jorge Lezcano, presidente de la comisión de Ríos, lamentó que al finalizar el plazo para un acuerdo respecto del caudal del río Atuel, Mendoza haya planteado simplemente “una respuesta suspicaz y tramposa”.

“Este 15 de febrero empezamos a solucionar el problema del Atuel, que representó éxodo y muerte, y si bien existe una buena parte del daño que es irreparable por representar la destrucción de familias a partir de la desertificación deliberada de más de un millón de hectáreas de nuestro oeste profundo, los pampeanos estamos esperando ese caudal de justicia que nos devuelva el derecho a la vida”, planteó el legislador.

Lezcano acusó a la dirigencia política mendocina y remarcó que en nuestra provincia la causa del Atuel es “un problema de vida o muerte”.

Este miércoles se cumplió el plazo para que las dos partes pudieran presentar un acuerdo respecto de cuál debe ser el caudal para que se reconstituya el ambiente en la zona noroeste de la provincia. Como no hubo tal arreglo, en las dos primeras horas vence el plazo para hacer las presentaciones formales ante la Corte, que será la que defina la cuestión.

En ese marco, Lezcano comentó: “Los pampeanos encontramos, en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el único camino viable, después de medio siglo, para recuperar la esperanza de restituir agua del río Atuel que nos permita la recuperación del ecosistema; ¿a quién se le puede ocurrir que vamos a ser flexibles con eso? Este tema es, literalmente, una situación de vida o muerte”.

Planteó que “la meta de nuestra provincia es trascendente. No está planteando la recuperación de hectáreas de cultivo para un puñado de productores que están cuidando sus propias cuentas y los intereses de un sector en desmedro de la vida, está mirando la opción de recuperación de un ecosistema destruido por políticas irresponsables de manejo que solo representaron la consolidación del despojo”.

“Para hablar del problema económico -dijo Lezcano- tendríamos que empezar a pensar en la reparación de 50 años que representaron un robo sistemático del agua. Y ya hablaremos de esto, pero este momento de la discusión es mucho más importante, porque se trata de la vida, y eso sí que no hay recurso que lo pague”.

El diputado aseveró que el hecho de que la cúpula política mendocina hable de intransigencia pampeana para el acuerdo por el Atuel “no es otra cosa que una muestra más de menosprecio. Es una falta de respeto no solo para La Pampa sino para el órgano máximo de Justicia de la Nación, que ha resuelto a favor de la recuperación del ecosistema, mientras Mendoza ignora sistemáticamente la sentencia”.

“Hoy se termina el plazo y, en estos días, el gobierno de la provincia vecina ha jugado de una manera miserable con las expectativas pampeanas por la recuperación del Atuel”, insistió el legislador.

Afirmó: “Mendoza nos ofreció un tercio del agua necesaria con el triple de la salinidad aceptable. Eso no solo es inútil para la recuperación de la vida en la zona, sino que resulta una estafa descarada a la buena voluntad de negociación pampeana”.

“Nuestra esperanza -agregó- sigue intacta a partir de la intervención de la Corte, con una mirada dirigida a la recuperación de la vida desde el reconocimiento de la interprovincialidad de un río a partir de lo que nuestra Constitución determina para que funcionemos como Nación federal”.

El Diario de La Pampa

Facebook Comentarios