Boca no jugó bien y sufrió, pero le ganó a Temperley con lo justo

- enDeportes
83
0

Boca no quería sorpresas en la Bombonera frente a Temperley (sólo ganó un partido de visitante en el torneo) y debía ganarle para mantener la distancia con Talleres, que quedó segundo al ganarle 1 a 0 a Banfield, pero la tarde del domingo no fue nada tranquila. El conjunto de Guillermo Barros Schelotto, que cumplió 14 meses en la cima del torneo, sufrió mucho para ganar por 1 a 0 y lo hizo con un gol de Frank Fabra con mucha fortuna. Así quedó con 37 unidades mientras que los del Sur del Gran Buenos Aires tienen 12 y siguen en zona de descenso.

Gastón Esmerado, DT del conjunto celeste, había avisado en la previa que sus jugadores saldrían a la cancha a apretar a sus rivales, pelear y -con algo de suerte- ganar el encuentro. Si bien en el resultado tras los primeros 45′ fue un empate 0-0, el plan del entrenador en rodeo ajeno le salió a la perfección en esa primera etapa, que no pudo sostener en la segunda.

Boca no logró un funcionamiento fluido ni las conexiones necesarias entre compañeros para sacar ventaja, pero gran parte de la culpa la tuvo su rival, que lo atoró y complicó al salir a jugar de igual a igual. Así, en los primeros veinte minutos pocas fueron las aproximaciones de ambos. Sólo un desborde de Edwin Cardona por derecha que quedó en las manos de Josué Ayala. Los visitantes lograban poner incómodos a los jugadores xeneizes y así se lo vio errático a Wilmar Barrios, una de las características que nunca expone el colombiano.

Así y todo el local tuvo un par chances claras. La primera a los 33′, con Pavón por la derecha. El delantero seguido por Jorge Sampaoli metió un centro para Walter Bou que se anticipó bien pero definió mal: le pegó afuera cuando apretaba el arquero en el primer palo. Otra fue para el siete, que tras un pase larguísimo de Cardona, corrió mano a mano y Ayala lo atoró bien. La tercera terminó en gol de Nandez a los 43′, pero fue anulado por offside de Bou. Fue la mejor jugada colectiva del equipo local, con un taco exquisito del ex Gimnasia incluido.

Temperley también tuvo las suyas. La mejor fue de Ramiro Costa a los 35′. El delantero le pegó de sobrepique al borde del área y Rossi se lució al mandarla al córner tirándose hacia su izquierda. A los 39′ Matías Orihuela hizo una gran jugada entre dos, se escapó por el lateral izquierdo y la defensa local la mandó al córner cuando su centro bajo complicaba todo.

El conjunto local salió al complemento con más actitud y encontró un poco más de juego. El Gasolero ya no presionaba tan arriba y se plantó a esperar atrás. Por ello Boca merodeaba el área rival pero sin claridad, hasta que apareció una gran dosis de suerte para romper el cero. A los 15′ Frank Fabra metió un centro con tanta suerte que se clavó en el ángulo tras dejar atrás al arquero, que nada pudo hacer.

Con la ventaja y más espacios, los locales pudieron estirarla cifra en el marcador en cualquier contra. Manejaron mejor la pelota y el segundo parecía al caer. Ramón Wanchope Abila pudo meter su primer gol con su nueva camiseta pero el palo le dijo que no a los 26 minutos.

Ariel Penel vio falta de Boggino a Tevez en el área (no era, buen invento de Carlitos) y el Apache perdió en la ejecución del penal ante una buena estirada de Ayala.

Perdido por perdido, el equipo de Esmerado (se fue expulsado) se fue para adelante como pudo ante un Boca nervioso y desconcentrado. Tanto así que sobre el final lo pudo empatar Temperley, pero Ezequiel Montagna tardó un segundo de más tras un mal despeje de Magallán, y dejó que Fabra llegase a cortarlo a tiempo en una salvada milagrosa.

Facebook Comentarios