Joaquín Santos fue encontrado con vida cerca del Cerro Tronador. Para sobrevivir racionó la comida y apenas ingirió 250 gramos por día.
Tras 10 días desaparecido, Joaquín Santos, el joven turista que se había perdido en el Cerro Tronador, en Río Negro, fue hallado el martes pasado cerca de la laguna Ilon, a unos 90 kilómetros de Bariloche.

Santos sobrevivió gracias a una dieta racionada a apenas 250 gramos por día, compuesta por cereales, queso, frutas, fideos, leche chocolatada y agua potable extraída de los arroyos circundantes. Cuando lo rescataron en la mochila ya solo le quedaba una manzana y un paquete de fideos.

Sabiéndose al límite de sus reservas alimenticias pero también físicas, el ingeniero en sistemas dejó el valle en el cual se había internado por error 8 días atrás e inició una caminata a todo o nada. El día anterior había comido un trozo de queso. La mañana del día en que lo descubrieron desayunó una chocolatada.

El joven realizó el viernes 5 el camino que une el área conocida como Pampa Linda con la laguna Ilon. Pasó la noche acampando a metros del agua. Todo iba saliendo perfecto. En solitario, disfrutó del aire puro y los cielos infinitos de la Patagonia.

La mañana del sábado inició el regreso porque el domingo debía tomar el transfer que lo trasladaría a la ciudad donde los esperaba su familia. Pero después de hacer unos 20 minutos se extravió.

Por razones que aun son una incógnita, una vez que Santos ingresó al valle permaneció en el sector como refugiado. La mayor parte de los 9 días se movió escasamente. Apenas unas caminatas por los alrededores dejando sus pesadas pertenencias detrás suyo. No encendió fogatas. Tampoco era consciente de que lo buscaban unos 90 rescatistas.

 

Facebook Comentarios