Un amplio porcentaje de argentinos veranea en países limítrofes como Brasil, Chile y Uruguay

- enSociedad
176
0

Un informe de la CAME establece que 5,7 millones de turistas veranearon en las primeras dos semanas en el país. Un amplio porcentaje de argentinos veranea en países limítrofes como Brasil, Chile y Uruguay.
De acuerdo a un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, CAME, en la temporada verano 2018 no hubo explosión de turistas ni de ventas. Se gastaron $22.400 millones en la primera quincena.
Durante la primera quincena 5,7 millones de personas viajaron por Argentina. No obstante, se registra que 1,5 millones partieron a países vecinos como Uruguay, Brasil y Chile.
La temporada 2018 se presentó, hasta el momento, con condimentos especiales y atípicos. Los turistas viajan de forma salteada, con estadías cortas pero con una o dos frecuencias en la estación veraniega que se adecuen a sus gustos. Buscan playa, seguridad, precio, calidad, propuestas culturales y recreativas, además de cercanía al lugar de procedencia.
El gasto calculado de $22.400 millones, se realiza en base a una estadía promedio de 4 ó 3 días y un gasto diario aproximado de $920. Representa el 28,5% más que en la primera quincena de enero 2017.
Respecto a las ventas, las familias compran en pocas cantidades todo lo vinculado a rubros que no hacen a sus vacaciones, que se ve reflejado principalmente en las calles, que si bien están llenas de gente, pocas circulan con bolsas. Los bares y restaurantes se mantienen activos.

Exterior.
De acuerdo al informe de la CAME, 1,5 millones de turistas veranearon a las playas uruguayas, chilenas o brasileñas. Se estima que en Uruguay arribaron 750 mil argentinos y 400 mil a Brasil. Además, países como Brasil y Chile, ofrecen importantes descuentos en productos electrónicos, calzado y textil, factores que los vuelven más atractivos a la hora de elegir.
Chile está atrayendo al turista de la zona cuyana que busca playas cercanas. Por su parte, Brasil y Uruguay al del Litoral, ya que busca playas más templadas. Y Miami al de mayor poder adquisitivo, que elige turismo-shopping.
Para una familia de cuatro personas, formada por dos adultos y dos menores, saliendo de la provincia de Buenos Aires, viajar una semana a Mar del Plata es 9% más barato que hacerlo a Punta del Este, 11% más económico que Florianópolis, 36% respecto de Santiago de Chile y 75% más barato que Miami. Sin embargo, saliendo desde San Juan, Santiago de Chile es 20% más económico que Mar del Plata y cuesta 20% menos que Santa Teresita o incluso que Villa General Belgrano de Córdoba.
Brasil capta el viajero que sale del Litoral. Principalmente, Florianópolis, que concentra el 25% del turismo argentino que llega a ese país. Por el paso Alba Posse-Porto Mauá, entre el 3 de diciembre de 2017 y el 3 de enero de 2018 pasaron 7.644 personas y el cruce vehicular se realiza cada 30 minutos mediante balsa.
En cambio Chile, atrae intensamente a los visitantes argentinos. De acuerdo a cifras difundidas por la Subsecretaría de Turismo del país vecino durante 2017 llegaron 6.449.883 visitantes extranjeros, de los cuales 3.323.771 fueron argentinos y representan el 51,53%, un 14,6% más que el 2016.

Principales características.
El aumento de precios en Argentina promedió el 20%. Sin embargo en los distintos destinos se pueden encontrar opciones para todos los gustos y adecuarse a los bolsillos de las personas. Se advierte, desde la CAME, que este año Argentina perdió participación en el turismo joven y en el internacional, que son nichos determinantes en una buena temporada. En Las Grutas, donde la ocupación es casi plena, para una familia de 4 personas, un alojamiento céntrico ronda los $20 mil, para una semana de hospedaje. Respecto a la gastronomía, a unas cuadras del centro se consiguen pizzas grandes de mozzarella a partir de $130 o una hamburguesa completa por $110. En el sector peatonal, la pizza no baja de los $200. Lo mismo sucede con los platos de pastas; en la zona de playa cuesta $110 y en la peatonal arranca en $160.
En Mar del Plata hay valores dispares y los negocios también se acomodaron a las nuevas costumbres de los turistas.

Facebook Comentarios