WhatsApp es la plataforma de mensajería más usada en todo el mundo y ofrece un cifrado de extremo a extremo, pero un equipo de criptólogos en Alemania asegura que las conversaciones en los grupos no son tan “seguras y privadas” como dicen desde la aplicación.

Si de algo se reitera WhatsApp cada vez que nos obliga a descargar una nueva versión es que, desde que la plataforma instaló su cifrado de extremo a extremo, nuestras conversaciones en ella son “seguras y privadas”.

Los criptólogos de la Universidad-Ruhr de Bochum, en el noroeste del país, publicaron un informe el 6 de enero: More is Less: On the End-to-End Security of Group Chats in Signal, WhatsApp, and Threema (“Más es menos: sobre el cifrado de extremo a extremo en chats grupales de Signal, WhatsApp y Threema”.

¿Qué es el cifrado de extremo a extremo?

Los especialistas alemanes dicen que el error radica en que el proceso de invitación de otras personas al grupo no cuenta con ningún mecanismo de autenticación que no pueda ser falsificado por quienes gestionan los servidores.

Por eso, si un hacker quiere aprovecharse del sistema “tan solo” tiene que acceder a los servidores de WhatsApp y otorgarse los permisos necesarios para agregarse a sí mismo (o a otra persona) a la conversación.

El fallo haría posible que un tercero acceda a conversaciones privadas sin que otros los sepan. WhatsApp confirmó la existencia del error.

“La confidencialidad del grupo se rompe tan pronto como el miembro no invitado puede obtener todos los mensajes nuevos y leerlos”, explicó Rösler en el informe.

“Si existe un cifrado de extremo a extremo, tanto para grupos como para comunicaciones entre dos partes, eso significa que deben estar protegidas ante la posibilidad de que se añadan nuevos miembros. De lo contrario, el valor del cifrado es muy poco“, añadió.

Pero, ¿no se darían cuenta los integrantes del grupo de que hay un nuevo participante? ¿qué sentido tiene entonces “infiltrarse”?

Los investigadores dicen que los atacantes podrían usar la vulnerabilidad y valerse de trucos con los que evitar que los miembros del grupo vean que hay una nueva persona, por ejemplo, bloqueando ciertos mensajes (como los que advierten de que se añadió una nueva persona).

“Casi imposible”

Sin embargo, desde WhatsApp aseguran que el fallo no es tan graveFuentes de la empresa le dijeron a la revista tecnológica Wiredque conocen desde julio la existencia del error,y dijeron que no es posible añadir una nueva persona a un grupo de manera secreta.

La empresa -que pertenece a Facebook- aseguró que el problema es “teórico” y fue corregido con una nueva característica que hace casi imposible que un atacante descifre los mensajes.

BBC Mundo también se puso en contacto con WhatsApp. “Hemos analizado este asunto con detenimiento”, explicó un vocero de la empresa. “Los miembros de la plataformason notificados cada vez que alguien nuevo es agregado a un grupo de WhatsApp”.

“Construimos WhatsApp para que los mensajes grupales no pudieran ser enviados a un usuario oculto. La privacidad y seguridad de nuestros usuarios es muy importante para nosotros, por eso recabamos muy poca información y todos los mensajes son enviados con cifrado de extremo a extremo”.

Cada vez que una persona se une o deja un grupo de WhatsApp, los integrantes del mismo reciben un mensaje “especial” en color azul informando sobre ello. Los nuevos miembros del grupo no tienen acceso a los mensajes que se enviaron antes de su llegada al mismo.

Además, es posible comprobar quiénes son los miembros del grupo haciendo clic en la pestaña “información sobre el grupo”. Y cada chat en WhatsApp tiene un código de seguridad único que se encuentra en la pantalla de información de contactos y que está disponible en forma de código QR y de 60 dígitos.

Los criptólogos de la Universidad-Ruhr de Bochum, sin embargo, dicen que la compañía tecnológica debería añadir una forma de autenticación todavía más robusta para los grupos.

Facebook Comentarios