“Yo no canto cuarteto… si te animás vení a cantar vos”, contestó el “turco Zahir”, ante los gritos hirientes de muchachos a los que no les gustaría Leonardo Favio. Después le pagaron con violencia.
“Me golpearon con golpes de puños y con patadas cuando ya estaba en el piso… y volvieron a hacerlo fuera del local. Sé que son los hijos de la intendenta Mónica Valor, que yo no conocía pero me dicen que han tenido otros problemas similares”. Rubén Darío Cure (49) -que actúa como el “Turco Zahir”- en un momento dado se quiebra ante el cronista mientras relata la agresión que denunció en la comisaría de Luan Toro, después de haber interpretado un par de temas de Leonardo Favio en el pub “Natacha Bar”, propiedad de Sergio Renquileo.
El hombre llegó a la redacción de este medio mostrando la denuncia que efectuó en la subcomisaría del lugar, a las 4.30 de la mañana del 6 de enero pasado, donde dejó constancia de la golpiza que recibió. Contó que iba de pasada para Telén, y que ese fin de semana tenía dos presentaciones previstas.
En un momento dado, alrededor de la 1.40, ingresó al bar junto con otro amigo, mientras su esposa los aguardaba en el auto. El dueño le pidió que hiciera un par de temas que lo caracterizan -tributo a Leonardo Favio-, y pese a que al principio se negó se prestó a hacerlo.

“Cantá cuarteto”. Los golpes.
Fue después de dos temas cuando desde una mesa, en un rincón, donde había un grupo de personas, empezaron a gritarle: “Pelotudo, dejate de cantar eso… cantá cuarteto”, le decían.
“Mi única reacción fue decirle que no hacía cuarteto, pero uno de ellos insistía: ‘ustedes los artistas son todos iguales… cantá lo que te pedimos’, me gritaban. Ahí pedí que no me faltaran el respeto, y que si le parecía tan fácil que subiera él, y apagué el micrófono. Cuando fui a mi mesa de vuelta, para evitar problemas, veo que uno se me viene encima y puse las manos para detenerlo… para qué: ahí me golpearon por todos lados. Me caí al suelo y me siguieron pegando, trompadas y patadas, hasta que se metió otra gente y me los sacaron de encima”.
Por un momento el hombre se quiebra, siente bronca e impotencia, y agrega que no estaba haciendo “absolutamente nada malo, ni provoqué a nadie, y se la agarraron conmigo. Yo no los conocía, pero después la gente que estaba ahí me dijo que eran los hijos de la intendenta Mónica Valor, y que no era la primera vez que hacían problemas”.
Pero no terminó todo allí, porque cuando salió del local los mismos sujetos se le vinieron encima, volvieron a pegarle, y pudo observar que en el grupo también había una mujer que lo golpeaba.

Médico, lesiones y denuncia. 
“El Turco Zahir” siguió diciendo que fue revisado por un médico de Victorica que constató las lesiones, y completó diciendo que “por lo que dicen en el pueblo estos muchachos hacen lo que quieren… porque ni la policía parece que puede pararlos. En el pueblo nadie se quiere meter con ellos”, completó.
En el final de su relato señaló que “hay muchos testigos de lo que pasó, y espero que la fiscal de turno actúe y que se haga justicia, porque no se puede golpear porque sí, porque se les antoja, a una persona. A nadie”, concluyó.

 

 

LA ARENA

Facebook Comentarios