En Córdoba, un bebe de 19 meses se ahogó en la pileta de una guardería

- enPoliciales
391
0

Un bebe de 19 meses murió después de ahogarse en una pileta de lona que estaba en el patio de la guardería a la que asistía en Anisacate, a unos 35 kilómetros de esta capital. Theo Rodríguez murió 12 horas después del hecho. Había sido trasladado en condiciones críticas al Hospital de Niños después de ser reanimado en un dispensario cercano y en el hospital de Alta Gracia.

La Justicia investiga las circunstancias en las que el bebe cayó a la pileta de la guardería Recrearte, de 1,20 metros de profundidad y con unos 30 o 40 centímetros de agua.

Confirmó que el establecimiento tenía habilitación municipal, pero no había denunciado la instalación de la pileta. La guardería fue clausurada el mismo día en que se produjo la tragedia, el lunes pasado, apenas la policía -alertada por los médicos del dispensario- llegó al lugar.

“Lamentablemente, a raíz del accidente que había sufrido, asfixia por inmersión, falleció a las 3.15. Vino en estado sumamente crítico, de gravedad absoluta. A pesar de las medidas terapéuticas, no lograron revertir el cuadro de asfixia grave que involucró su sistema respiratorio, cardiovascular y neurológico”, explicó el director del hospital, Juan José López.

Según fuentes judiciales, fueron los compañeros de Theo los que avisaron a las maestras que estaba en el agua y que no podía salir.

La dueña del lugar, cuya identidad no trascendió, había abierto el jardín hacía unos dos años. Podría ser imputada por homicidio culposo. De acuerdo con los testimonios de los vecinos, concurren al establecimiento entre 15 y 20 chicos, que son atendidos por tres maestras.

Voceros del Ministerio de Educación provincial señalaron que “las guarderías que tienen niños de 45 días a 3 años corresponden a los municipios”.

En la ciudad de Córdoba, por ejemplo, una ordenanza del año 2000 establece que esos institutos no pueden tener piletas de lona ni de otro material. Están prohibidas, según la norma, “por el riesgo que representan para niños de corta edad y por ser una actividad propia de escuelas de verano”. Además, indica la ordenanza, los inspectores deberán “realizar los controles, asesoramiento, seguimiento, orientación y elaborar los informes correspondientes, evaluando si el servicio reúne los requisitos necesarios para una prestación eficiente que asegure la adecuada atención del niño”.

Facebook Comentarios