El fuerte viento tiró uno de los parantes de la carpa que había alquilado la familia del menor. Ahora tiene que hacer dos meses de reposo.
La familia de Tomás alquiló una carpa en el balneario “Punta Ignacio” de San Clemente para pasar un sus vacaciones.

El domingo pasado habían llegado como todos los días por la mañana. Había bastante viento. Uno de los parantes se soltó y le dio en la cabeza a Tomás.

Le produjo dos fracturas en la zona occipital del cráneo y a pesar de que se encuentra fuera de peligro, deberá pasar dos meses de reposo.

Tras el accidente, el encargado del banleario les dijo que no tenía seguro y la habilitación que presentó es provisoria. Por lo pronto la familia se centra en la recuperación del nene y aún se desconoce si iniciará acciones legales contra el balneario.

Facebook Comentarios