El desastre en Miami y el Caribe; la euforia y la decepción por el proceso catalán; y el terror por un fuerte sismo en tierra azteca nos hicieron olvidar, por un momento, de nuestros problemas internos.

Facebook Comentarios