Los cortes carecían de la cadena de frío y de sellos que acrediten su procedencia de un frigorífico. El conductor del rodado, un carnicero de Mauricio Mayer, adujo que traía la carne a los clientes de Winifreda “para hacerles una gauchada”. Llevaba un arma de fuego.La policía de Winifreda decomisó unos cien kilos de carne que era trasladada de forma irregular en una camioneta Toyota. Su conductor llevaba un arma de fuego. Los cortes cárnicos fueron incinerados. Por su parte se clausuró una despensa por vender alcohol a un menor y se multó a un conductor que circulaba en estado de ebriedad.

El jefe de la comisaría de esta localidad, Juan Bustos Paulino, informó que el vehículo particular que trasportaba la carne sin cámara de frío fue identificado el viernes cerca de las 14 cuando circulaba por la zona urbana. Era conducido por un carnicero de Mauricio Mayer.
“En la caja llevaba una batea con varios bultos, era carne embolsada al aire libre. La mercadería estaba compuesta por un costillar entero, matambres, tapas y parrilladas y pesaba unos 100 kilos. Le pedimos que nos acompañara hasta la comisaría y convocamos al bromatólogo municipal”, precisó Paulino.

El profesional constató que los cortes eran trasladados sin la cadena de frío y carecían de documentación y sellos que acrediten su procedencia de un establecimiento frigorífico.
“El comerciante adujo que traía la carne a los clientes de Winifreda para hacerles una gauchada, pero en esas condiciones no se puede transportar. Aparentemente su origen sería la faena clandestina. Se le labró un acta de infracción a la ley provincial 817 con intervención de la Dirección de Asuntos Agrarios de la provincia y se resolvió la incineración de todos los cortes”, indicó el uniformado.

Además, al hombre se le inició una causa judicial “porque llevaba una carabina sin documentación que demostrara la posesión de legítimo usuario, tal como lo exige el artículo 189 bis del Código Penal”, reveló el jefe policial.

 

 

 

 

 

 

Fuente: La Arena.

Facebook Comentarios