La situación registrada en horas de la mañana de ayer en la zona céntrica de esta ciudad demostró, una vez más, la utilidad del aprendizaje de maniobras de Reanimación Cardiopulmonar, que se imparte en diferentes actores del Estado. Un efectivo de la Policía de La Pampa con conocimiento de la técnica intervino para reanimar a un jubilado que sufrió una descompensación en plena calle. El rápido accionar posibilitó que el hombre se mantuviera con vida hasta la llegada del Servicio de Emergencias Médicas, que finalmente lo trasladó hacia el hospital “Gobernador Centeno”.

La tranquilidad de la mañana del jueves se vio interrumpida en la zona de calle 16 entre 9 y 11, detrás del Palacio Municipal de Pico y frente a las instalaciones de las áreas de Tránsito y Desarrollo Social. En ese lugar, un adulto mayor se subió a su auto, se abrochó el cinturón y posteriormente sufrió una descompensación.

La situación de emergencia pasó inadvertida para el grueso de los transeúntes, salvo para el sargento Ariel Díaz, de la División Canes de la Unidad Regional II. El efectivo observó al hombre desfallecerse y palidecer dentro de su vehículo, por lo que inmediatamente lo retiró del mismo y lo recostó cuidadosamente sobre el suelo. Tras comprobar que no tenía signos vitales, el uniformado le practicó la maniobra de RCP, lo que permitió la reanimación del hombre en cuestión.

Instantes después arribaron profesionales del Servicio de Emergencias Médicas, quienes continuaron con las atenciones, le colocaron oxígeno al jubilado y lo trasladaron de forma urgente en ambulancia rumbo al Servicio de Guardia del hospital “Gobernador Centeno”, donde fue hospitalizado.

“Yo llegaba en el móvil y vi a una persona que se descompensó, así le hice RCP porque había dejado de respirar. Luego vino el SEM y lo atendió”, relató visiblemente exaltado en diálogo con EBT. “Era un hombre grande, no llegó a salir del auto cuando se descompensó, estaba blanco y no respiraba”, agregó el sargento Díaz, quien deseó que “ojalá se recupere”.

La Reanimación Cardiopulmonar (RCP) es una maniobra de emergencia. Consiste en aplicar presión rítmica sobre el pecho de una persona que haya sufrido un paro cardiorrespiratorio para que el oxígeno pueda seguir llegando a sus órganos vitales.

Según indican desde el Ministerio de Salud de la Nación, el inicio inmediato de RCP por parte de alguien entrenado, aunque no sea un profesional, puede aumentar en un 40% las posibilidades de supervivencia de los afectados.

La RCP tradicionalmente consistía en realizar respiración boca a boca intercalando compresiones torácicas. Actualmente se centra más en las compresiones torácicas y se reduce al mínimo o elimina la respiración boca a boca. De esta manera, la técnica es más sencilla y supone interrumpir menos la circulación de la sangre.

Para proceder a aplicar la maniobra, la víctima debe estar boca arriba y sobre una superficie dura (piso o tabla) y se debe iniciar de inmediato las maniobras de compresión, que consiste en colocar el talón de una mano y luego la otra mano encima, entrelazando los dedos, en el centro del esternón, entre los pezones.

La persona que aplique la maniobra deberá adoptar una postura erguida, en la que los hombros estén alineados encima del esternón de la víctima. Con las manos se aplicará presión cargando el peso del cuerpo sobre los brazos rectos de manera que el esternón baje unos cinco centímetros. Estas compresiones deben realizarse a un ritmo rápido y sostenido (mínimo de 100 por minuto) hasta que llegue la asistencia médica.

 

 

 

 

 

 

Fuente: El diario de La Pampa.

Facebook Comentarios