Emilio Soncini, intendente de Villa Mirasol, contó cómo afecta este año a la economía comunal la gran inversión destinada a reparar caminos vecinales y mantener a salvo del agua a su población, mientras los ingresos como son las guías agropecuarias están en un vertiginoso descenso.
“La localidad está bien, pero la zona rural de la cual depende el pueblo, está muy afectada por el agua y la ciudad ya se va resintiendo. Entre los ingresos del municipio se nota porque hay una reducción en el aporte de las guías, una baja que ronda entre el 60 y el 65 por ciento”, indicó.
Soncini señaló que para poder subsistir sin dañar la economía de la comuna se han debido reducir otros gastos y las obras se han limitado a la reparación de caminos. Un trabajo que se realiza y debe renovarse por la falta de piso, el corrimiento de agua y las napas superficiales. El intendente indicó que una parte de la población de Villa Mirasol, unas 150 personas de las 700 que viven en la localidad, reside en el ámbito rural. Y se intenta dar una solución a los chacareros para que puedan ingresar a los campos, sacar el grano cosechado en los predios y no perder la producción.
Los caminos vecinales se venían manteniendo, señaló, con ayuda de vialidad y del gobierno provincial, pero ahora es un trabajo constante porque son muchos meses de invertir. “Llevamos gastado lo que no tenemos”, manifestó. En ese sentido los productores de la zona prometieron ayudar para reparar la red terciaria, pero ellos también están perjudicados en su economía.
El intendente dijo que no han tenido problemas en cuanto a lo sanitario, porque se logró cumplir con las campañas de vacunación y otras medidas aplicadas al ganado.

Facebook Comentarios