Desde el Colegio de Farmacéuticos de Mar del Plata advierten que del total de los medicamentos que están en el mercado, el 10% son falsificados, es decir, son productos “etiquetados de manera indebida, deliberada y fraudulenta en lo que respecta a su identidad y/o fuente”, según la definición de la Organización Mundial de la Salud.

Si bien el titular de la entidad, Mario Della Maggiora razonó que es “muy difícil sacar una estadística de la ilegalidad”, dijo que estiman que uno de cada diez de los medicamentos que se consumen son “truchos”. “Los medicamentos se fabrican en un laboratorio habilitado, pasan a droguerías y luego a las farmacias habilitadas, para lo cual se requiere de controles específicos”, explicó en diálogo con 0223.

Esos controles tienen que ver con la información del producto (nombre, códigos nacionales o internacionales del producto, fabricante, forma del producto), del artículo (lote, fecha de producción, fecha de caducidad, número de serie) y sobre las partes de transacción (nombre, detalles), entre otros puntos.

“Esto hace que sea imposible introducir medicamentos falsificados en farmacias, por lo que se comercializan fuera del circuito”, sostuvo Della Maggiora y especificó: “Se venden, por ejemplo, en kioscos porque este tipo de comercios no le pueden comprar a una droguería o a un laboratorio”.

También señaló que se han detectado fabricaciones ilegales de medicamentos de consumo masivo, como el Reliveran o Buscapina, productos que si bien pueden parecer inofensivos, “producen muchísimo daño”.

Facebook Comentarios