El índice de embarazo adolescente en La Pampa disminuye cada año, aunque en los últimos períodos se ha observado que aumenta el de madres solteras, o sin pareja. El tema, una problemática actual, preocupa por sus consecuencias: desde lo sanitario el alto riesgo de mortalidad materna o desarrollo de los bebés hasta en lo social el abandono escolar y la falta de un proyecto de vida.En nuestra provincia la cantidad de embarazos de adolescentes entre 10 y 19 años registrados en el último período medido fue del 15,9 por ciento del total de nacimientos. Esto representó 3,6 puntos menos que, por ejemplo en 2007, cuando el índice era de 19,5 por ciento y por debajo de 2010, cuando representó el 17,7 por ciento. En tanto, en 2008 fue del 17,6 por ciento y en 2009 del 18,4 por ciento.En 2012, la cantidad de embarazo adolescente (las franjas que van entre 10 y 14 años y entre 15 y 19 años) según la Dirección de Estadísticas de la Provincia, fue de 831 casos sobre 5.225 nacidos vivos. Esto se distribuyó en 16 casos para la primera franja y en 815 para la segunda. En la cantidad de casos, también el número cayó ya que en años anteriores había un millar de casos por año.Los números indicaron además que han aumentado la cantidad de embarazos en mujeres que no tienen pareja. Según datos del Ministerio de Salud, en 2012 fue del 15,3 por ciento, o sea 802 casos sobre 5.225 nacimientos. En 2009 este porcentaje era del 13,3 por ciento, en 2010 del 13,8 por ciento y en 2011 alcanzó el 14,1 por ciento.Por zonas.Las cifras de la Dirección de Estadística y Censo provincial también da cuenta de que hay una cuestión geográfica, ya que en los departamentos del oeste provincial aumenta considerablemente el índice embarazo adolescente. LA ARENA ya había publicado en su momento que en Chical Co y Loventué los embarazos adolescentes son uno cada tres nacimientos (31 por ciento en ambos casos); y uno cada cuatro en Puelén (25,3 por ciento), Lihué Calel (25 por ciento) y Curacó (22,2 por ciento). Mientras que también el porcentaje fue alto en Rancul (21 por ciento), Hucal (20,7 por ciento) y Catriló (20,3 por ciento).Por su parte, en los departamentos más poblados de la provincia estas tasas en general se mantienen cerca del promedio provincial. En el departamento Capital (Santa Rosa) el porcentaje de embarazos adolescentes fue de 16,1 por ciento (en 2009 llegó al 18,5 por ciento). Y en Maracó (General Pico) las cifras reflejan un 17,9 por ciento en 2010, cuando en 2009 fue del 17,6 por ciento. Los menores porcentajes se registraron en Trenel con el 15,2 por ciento, Guatraché con el 14,5 por ciento, Conhelo con el 14,3 por ciento, y Quemú Quemú con el 11,3 por ciento.Por su parte, la encuesta de hogares del Indec muestra que la maternidad juvenil es un fenómeno fuertemente concentrado en los hogares de bajo nivel socioeconómico. Entre las mujeres que se declaran jefas de hogar o cónyuges entre 15 y 24 años de edad que ya tienen uno o más hijos, el 80 por ciento pertenece hogares ubicados en los dos quintiles más bajos de la distribución del ingreso. En otras provincias.De acuerdo a los datos obtenidos durante el Censo Nacional de Población y Vivienda 2010 realizado por el Indec, en la Argentina más de 900 mil mujeres de 14 a 24 años de edad eran madres en ese momento, es decir, el 24,2% de las jóvenes.En el trabajo “Jóvenes en la Argentina. Oportunidad y barreras para su desarrollo” que dio a conocer las cifras de maternidad de madres adolescentes en se indicó que Río Negro es la provincia con mayor cantidad de casos de la región patagónica con un índice del 16,4 por ciento, que supera por poco al 16,2 de Neuquén, al 15,7 de Chubut, al 14,8 de Santa Cruz y al 14 por ciento de Tierra del Fuego.Las cifras más elevadas se ubican en las provincias del norte, encabezadas por Chaco y Formosa. Allí, 1 de cada 4 recién nacidos son de madres menores de 19 años, lo que representa el 25%. En cambio, Capital Federal ostenta por mucho la cifra más baja, dado que apenas el 7% de las madres primerizas son adolescentes.

Facebook Comentarios