Fue sentenciado a 11 años y medio de cárcel por tres abusos sexuales contra mujeres.  A una víctima la tuvo cautiva por horas.


A ultimo momento, en la sala de audiencias, el hombre se largó a llorar ante el juez. Comenzó a pedir perdón, a decir que había tenido una infancia difícil, complicada, que no había querido atacar a nadie, que había actuado bajo efecto de drogas… Su pedido de perdón de nada alcanzó: terminó condenado a 11 años y medio, de cárcel efectiva.

Cristian Gonzalo Roldán (32) fue sentenciado ayer en la Cámara 7ª del Crimen de Córdoba por haber violado, en distintas oportunidades, a tres chicas jóvenes tras sorprenderlas cerca del Centro, en la Capital.

En el último caso, la víctima fue salvajemente abusada y golpeada durante varias horas, mientras estuvo cautiva en un túnel, en un descampado, en barrio Güemes, a cuadras del Centro de la Capital. Ese episodio sucedió en agosto de 2013.

Lo que no se sabía públicamente hasta ayer es que Cristian Roldán había caído preso a poco del primer ataque probado, en diciembre de 2011. Sin embargo, por motivos que no están aclarados, había recuperado su libertad por orden judicial.

Y volvió a atacar.

Las víctimas, según fuentes judiciales, fueron chicas que se encontraban en situación de vulnerabilidad en las calles.

No se descarta que, más allá de los tres casos probados, puedan existir más víctimas que no hayan hecho la denuncia.

Depravado suelto

Según se pudo demostrar judicialmente, el primer ataque de Roldán (quien se hacía llamar “Piturro” y se ganaba la vida como vendedor ambulante y cuidacoches) sucedió el 5 de diciembre de 2011, alrededor de las 10 de la mañana.

De acuerdo a la causa, el individuo sorprendió a una chica que dormía en una pieza en la isla de los Patos –en la Costanera del barrio Alberdi– y, tras golpearla y amenazarla de muerte, abusó de ella.

A los pocos días, según el expediente, fue detenido. Sin embargo, recuperó su libertad, aunque siguió imputado. Entre las exigencias que se le fijaron al vendedor ambulante y cuidacoches, estaba la de mantener un domicilio fijo. Nunca la cumplió y se le perdió el rastro.

Libre, volvió a atacar

El segundo ataque comprobado, en el marco de la instrucción realizada por la fiscal de instrucción Alicia Chirino, sucedió el 11 de abril de 2013, poco después de las 5 de la mañana.

De acuerdo con la causa, Roldán atacó a una chica con la que cuidaba autos. Bajo engaños la trasladó hasta una vivienda de barrio Güemes, donde la golpeó y abusó de ella de forma reiterada. Tras el ataque, el violador le pidió perdón y dijo que se iba a entregar a la Policía.

Cautiva durante horas

El tercer y último caso, comprobado, ocurrió el 28 de agosto del mismo año (2013), cuando Roldán sorprendió a una chica en la zona de Nueva Córdoba.

Por la fuerza, la trasladó a un descampado cerca de avenida Pueyrredón y calle Belgrano. Tras golpearla de forma salvaje, abusó de ella de forma reiterada. La mantuvo cautiva en un túnel desde la noche hasta el mediodía siguiente, cuando la dejó marchar.

En juicio abreviado, el fiscal de Cámara, Marcelo Altamirano, pidió 12 años de cárcel. Roldán recibió 11 años y medio.

Facebook Comentarios