Una mujer se encargó de realizar averiguaciones para poder ubicar a los asesinos de su hijo. Esta historia parece sacada de los mejores cuentos policiales, pero sucedió en la vida real.
Uno de esos detenidos es, precisamente, un santiagueño que fue ubicado en la localidad de Villa Robles. Los detalles de este hecho de sangre comenzaron a salir a la luz en estos días, con el inicio del juicio.
Un fiscal de San Isidro pidió que se condene a prisión perpetua a un joven que está acusado de haber asesinado a otro por una pelea barrial previa en la localidad bonaerense de Don Torcuato, en 2012. La solicitud fue formulada en el marco de los alegatos del juicio oral que se le sigue a Damián Ayala (27) por el crimen de Nicolás Jorge Matías Giménez (20), ocurrido en la villa San Jorge, conocida porque allí vivió el actual volante de Argentinos Juniors, Juan Román Riquelme.
En su exposición ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº6 de San Isidro, el fiscal Cosme Iribarren pidió que Ayala sea condenado por “homicidio agravado por la participación de dos o más personas y por la utilización de un arma de fuego, en concurso con tenencia simple de estupefacientes”.
Quedó acreditado
El fiscal afirmó que durante el debate quedó acreditado que el 6 de febrero de 2012, alrededor de las 23, Ayala, en compañía de al menos otros tres hombres (uno de ellos de Santiago del Estero) interceptó a Giménez cuando circulaba en su moto. Añadió que la banda disparó contra el muchacho cuando éste se dirigía a visitar a unos familiares y uno de los balazos le dio en el cráneo.
Horas más tarde, Giménez falleció en el hospital de General Pacheco, como consecuencia de las heridas sufridas en el ataque.
“Yo sabía que la familia del padre (del detenido López) era de allá (Santiago del Estero) y que tenía dos primos que eran los únicos policías del pueblo. Viajé para confirmar que el lugar existía y le aporté los datos a la DDI San Isidro, que lo fue a detener”, contó la madre de Nicolás. La mujer sostuvo que el imputado es “culpable” y que “formaba parte de una banda que aterrorizaba al barrio; vendía drogas”.
El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el 3 de noviembre, cuando se llevarán a cabo los alegatos y posteriormente la sentencia.

Facebook Comentarios