La PampaPoliciales

Comienza el juicio a Gallinger, el empresario de alarmas que quiso quemar a su mujer

El hecho generó conmoción y potenció la convocatoria que se hizo el año pasado, bajo el lema “Ni una menos”, en todo el país. Está acusado de intento de homicidio y amenazas.

Hoy a partir de las 8:30 en la Ciudad Judicial, se desarrollará el juicio a Néstor Roberto Gallinger, el dueño de una empresa de alarmas que quiso quemar a su mujer, Patricia Sclavuno, el 22 de mayo del año pasado.

El empresario llega al debate con prisión preventiva. Está acusado de amenazas con arma impropia, intento de homicidio doblemente agravado y amenazas simples. Los jueces de audiencias son Daniel Alfredo Sáez Zamora, Carlos Alberto Besi y Gastón Boulenaz. Como fiscal del juicio actuará Máximo Orlando Paulucci y el imputado cuenta con la defensa de los abogados Vanesa Ranocchia, mientras que el abogado Marcelo José Turnes patrocina a la querella.

El empresario era el dueño de la firma Tecxen Alarmas y pidió la prisión domiciliaria en varias oportunidades alegando sus problemas de salud, pero los jueces le negaron ese pedido porque Gallinger amenazó a la víctima y a algunos testigos desde su lugar de detención. Lleva casi un año detenido.

Durante la audiencia de formalización, el año pasado, el fiscal detalló la acusación. En primer lugar, el 22 de mayo a las 4:00 de la madrugada, el matrimonio mantuvo una discusión en su quinta de la calle Calandria al 787. La mujer denunció que Gallinger le rompió y le sustrajo el celular. Y luego roció con nafta un sofá.

Ese mismo día, a las 19 horas, la mujer denunció que volvieron a discutir y él le pegó una patada en la muñeca y la rodilla izquierda. Luego la roció con nafta de un bidón con intención de prenderla fuego. Pero ella alcanzó a huir porque él no puede correr. Mientras salía de la quinta, vio una llamarada detrás suyo. Cuando llegó a la avenida Perón, la rescató uno de sus hijos -Matías- y la llevó a hacer la denuncia a Toay.

Al día siguiente, mientras ella permanecía en la Unidad Funcional de Género, donde la derivaron luego de hacer la denuncia, Gallinger mandó un mensaje al celular de uno de sus hijos en el cual volvió a amenazarla. “Si declarás, vas a terminar mal”, le escribió, según reveló el fiscal.

Además, la mujer denunció que él -ya detenido, desde la Alcaidía de Policía- llamó a uno de sus hijos y a una empleada de la empresa Texcen. “No sabe lo que le va a pasar”, la amenazó, según el testimonio de la empleada. Paulucci reveló que durante el allanamiento que realizó la Policía en la quinta hallaron un bidón con nafta y verificaron que había una parte del pasto del patio quemada. “Me expongo porque no quiero ser una menos”, dijo la mujer atacada a través de las redes sociales cuando denunció su calvario.

Gallinger tiene varios antecedentes violentos que se hicieron públicos. Tuvo un intento de suicidio cuando hizo explotar su casa con una garrafa estando él adentro y salvó su vida de milagro luego de meses de internación. También tuvo un encontronazo con la Policía al intentar atropellar a un agente que lo demoró una madrugada en el centro de la ciudad, cuando estaba provocando incidentes en la esquina de avenida Roca (hoy San Martín Oeste) y Pico. Tiene dos condenas previas: una en suspenso -de 2011- y otra de cumplimiento efectivo -de 2013- (semidetención nocturna). Si lo condenan, esta vez la pena será de cumplimiento efectivo.

“Según el informe del equipo técnico, el imputado es extremadamente violento. Hay un historial de años atrás de violencia. Y la mujer declaró que se empastilla y toma alcohol en exceso y esto potencia su violencia”, fundamentó el fiscal en aquel momento.

Paulucci también subrayó que, además de sus antecedentes penales (dos condenas), Gallinger intentó quitarse la vida haciendo explotar una garrafa hace un par de años.

El fiscal solicitó que se le practique un examen mental amplio, con un siquiatra y un sicólogo, para saber el grado de peligrosidad y si efectivamente padece trastorno bipolar.

La revelación

A horas de sufrir el ataque, Sclavuno hizo público el caso a través de su cuenta de Facebook. Su relato es conmovedor y refleja el calvario al que se exponen montones de mujeres por estos días, víctimas de la violencia de los hombres.

“Queridos amigos y contactos, hoy me encuentro en una situación terrible. Mi esposo quiso quemarme con un bidón de nafta; tuve la suerte de poder salir corriendo, pero me encuentro aterrada”, confió.

“Él es muy conocido en Santa Rosa por sus actos violentos, actos que yo justifiqué, no podía darme cuenta, pensaba que conmigo no lo iba a hacer, y debo, humildemente, pedir perdón por justificarlo”, continuó.

“El círculo de la violencia te ciega, pensás que va a cambiar, creés que un empujón o que rompa cosas en la casa no es tan grave, pero en algún momento llega el golpe, que también justificás, y luego, como en este caso, intentar matarme prendiéndome fuego”, detalló Sclavuno.

Contó que no tiene documentos porque Gallinger le quitó la cartera y también le rompió el teléfono celular para que no pudiera pedir ayuda. “Me tiró al suelo y me pateó, fue a buscar un bidón de nafta, me tiró nafta y pude salir corriendo. De hecho, en el patio está el pasto quemado, cerca de la salida. Tuve suerte, no sé por cuánto tiempo la tendré”, confesó, antes de pedir a sus contactos que “difundan y compartan esta situación”.

“Si me expongo por este medio es porque no quiero ser una menos”, cerró. Sclavuno, hace unos años atrás, fue agredida por su anterior pareja, quien la apuñaló en el interior de una cerrajería ubicada en la esquina de avenida San Martín y Urquiza.

 

 

 

 

 

Fuente: El Diario de La Pampa.

Deja tu comentario!

Etiquetas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar