Existen cinco actitudes que hablan mucho de vos en el día a día laboral, de acuerdo a la fundadora de Merkatua, Brigitte Seumenicht.

Aprendé los nombres: Es muy triste ver cómo podemos de pronto trabajar años en una misma empresa y no conocer a la gente con la que interactuamos. Apréndete los nombres de las personas, dirígete a ellas por su nombre, muestra interés por conocerlas, por saber que hacen, cuáles son sus funciones, como pueden colaborar juntos, etcétera.

Prudencia ante todo: Si bien es cierto, no es fácil convivir día con día con personas que tienen una mentalidad, valores, objetivos y costumbres diferentes a las de uno. A veces quisiéramos poder decirle a los demás todo lo que pensamos y sentimos sobre ellos, imponer nuestra forma de ver la vida y cambiar o transformar a los demás. Es aquí donde la prudencia debe ser una cualidad que debemos desarrollar y poner en práctica en el trabajo. Respetar a los demás por lo que son y descubrir su lado bueno es parte también de una convivencia sana y armónica.

Notas de agradecimiento: Saber ser agradecidos y demostrarlo es una virtud que desafortunadamente muchas personas han perdido. Podemos hacerlo con un simple ¡Gracias! o a través de una breve nota que demuestre que reconocemos el esfuerzo que otro ha hecho por ayudarnos. Hacerle saber a los demás que su ayuda o su apoyo fue oportuna es algo que no pasará desapercibido y hablará muy bien de ti. Recuerda nunca está de más dar las gracias cuantas veces sea necesario.

Buena disposición: Todos seguramente hemos conocido a alguna persona que siempre tiene una buena disposición para contribuir, colaborar o ayudar. Pero ¿Eres tú ese tipo de persona? ¿Si alguien te pide un favor eres capaz de hacerlo? Es comprensible que no siempre esté en nuestras manos poder ayudar pero…¿Cuántas veces te has hecho de la vista gorda sabiendo que no te costaba nada hacer algo por alguien más?

Nunca ignores: Si alguien te llama responde, si alguien te manda un mail contéstalo, si alguien habla contigo míralo a los ojos y presta atención, si alguien se acerca a tu escritorio trátalo como te gustaría ser tratado, apaga el celular ó activa el modo de silencio cuando la situación así lo amerite. No hagas sentir a la otra persona que su tema o incluso su persona no es importante para vos en esos momentos y que prefieres ignorarlo. Escucha siempre a los demás con atención.

El escritor estadounidense de libros de autoayuda Dale Carnegie decía: “Se pueden ganar más amigos en dos meses si se interesa uno en los demás, que los que se ganarían en dos años si se hace que los demás se interesen por uno” yo digo que más allá de “ganar amigos” en el ámbito laboral debemos ser conscientes de la importancia que tiene tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran y ser una persona con altos estándares de humildad, bondad y generosidad.

Facebook Comentarios