Los jueces del TOF 1 de la capital provincial, Carlos Rozanski, Pablo Vega y Pablo Jantus, condenaron al ex policía Miguel Etchecolatz y al ex ministro de Gobierno bonaerense, James Smart, a cadena perpetua por los delitos de homicidio calificado, privación ilegal de la libertad agravada y tormentos“en el genocidio perpetuado durante la última dictadura cívico militar”.

Entre los casos por los que fueron condenados, se encuentran el de Laura Carlotto, hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo y madre biológica de Ignacio Guido, quien se supo de su filiación este año por el cotejo de ADN. Estela de Carlotto presenció en el tribunal el veredicto.

También fueron a condenados a cadena perpetua los ex agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense, Héctor Raúl Acuña e, Isaac Crespín Miranda y a los ex policías de la provincia de Buenos Aires, Horacio Elizardo Luján y Julio César Garachico. Por su parte, Juan Carlos Herzberg recibió la pena de 12 años; en tanto que Rufino Batalla, Raúl Espinoza y Claudio Grande recibieron 13 años.

En fallo mayoritario, se absolvió a Luis Orlando Perea y se declaró inimputable por cuestiones de salud a Eduardo Gargano.

Una vez conocida la sentencia, Estela de Carlotto dijo que ahora“tenemos la tranquilidad de que los represores pasarán lo que les quede de vida en la cárcel”, aunque luego advirtió: “(Los condenados) son peligrosos porque desde ese lugar (la cárcel) suelen conspirar contra la democracia. Suelen augurar venganzas. Una de ellas fue la desaparición de Jorge Julio López”.

Facebook Comentarios