El juicio oral y público contra dos hermanos acusados de diferentes hechos delictivos en la localidad de Miguel Cané fue suspendido ayer, luego que uno de los acusados no se presentara a la audiencia. El joven, ahora de 20 años, fue declarado en “rebeldía” y se ordenó su captura.

El debate -que se iba a realizar con la intervención del juez Fabricio Losi, la fiscal Ivana Hernández y el abogado defensor oficial Guillermo Costantino- debía comenzar el pasado martes en el salón de actos del municipio quemuense, donde se concretarían las dos primeras audiencias. Sólo de Miguel Cané había previsto más de 26 testigos. La tercera audiencia estaba pautada que se lleve a cabo en los tribunales piquenses.

Suspensión.
Sin embargo, el juicio no prosperó. El menor de los hermanos no se presentó a la audiencia y fue declarado en “rebeldía”. Lo cierto es que desde el Ministerio Público Fiscal no se solicitó la demora de ambos imputados para garantizar la presencia en el juicio y, por el contrario, se pidió que sean trasladados por la fuerza policial hacia Quemú Quemú.

Así es que en el momento en que el móvil policial de la subcomisaría de Miguel Cané se acercó hasta la vivienda para realizar el traslado, sólo el mayor de los hermanos, Jesús Chávez (23 años), ingresó a la patrulla. El otro imputado, de 20 años, solicitó “hacer algo” antes de subir y finalmente se dio a la fuga sin que pudiera ser localizado.

Ante esta situación, los funcionarios judiciales analizaron continuar con el juicio sólo con la presencia de uno de los hermanos, pero el juez Losi consideró que el debate se debía realizar con la presencia de ambos acusados ya que, de lo contrario, se tendría que volver a “molestar” a todos los testigos nuevamente.

Luego de un cuarto intermedio, pasado el mediodía, las autoridades judiciales decidieron suspender el debate ante la ausencia del joven. El acusado fue declarado en “rebeldía” y se le ordenó su captura a la policía de Miguel Cané. Una vez que esto suceda, la justicia piquense deberá fijar una nueva fecha de debate, que ya se adelantó que podría ser para los primeros meses de 2015.

Causas.
Los hermanos están acusados de diferentes hechos delictivos y extorsivos cometidos, principalmente, en la localidad de Miguel Cané y en Realicó. Puntualmente, en 2011, fueron detenidos acusados de intentar robar una caja fuerte a un vecino de apellido Guerrero, en Miguel Cané, y también se los acusa de robar herramientas de trabajo a Raúl Mieza.

Además, se les sigue una causa por hechos extorsivos hacia otro poblador de la misma localidad, entre otros delitos.

 

Fuente: LaArena.com.ar

Facebook Comentarios