En las próximas horas la Justicia piquense citaría al gerente del Banco de La Pampa, sucursal General Pico y una Oficial de Cuentas, en el marco de la causa donde se investiga una estafa con cheques sin fondos, los que tendrían como firmante una mujer de 19 años, a la cual en dicha entidad se …

En las próximas horas la Justicia piquense citaría al gerente del Banco de La Pampa, sucursal General Pico y una Oficial de Cuentas, en el marco de la causa donde se investiga una estafa con cheques sin fondos, los que tendrían como firmante una mujer de 19 años, a la cual en dicha entidad se le abrió una cuenta corriente en julio de 2014 y en breve lapso se le concedieron tres chequeras de 50 valores cada una, con los que literalmente empapeló la ciudad.

El comienzo de esta historia se remonta a septiembre de este año cuando en su edición del lunes 13, La Reforma informó que una modesta empleada de una empresa radicada en el Parque Industrial de General Pico logró que el Banco de La Pampa le otorgara tres chequeras, con las cuales se cometieron compras superiores a los 200.000 pesos que no pudieron ser recuperadas por los comerciantes por falta de fondos en los cheques recibidos. La maniobra fue pergeñada por una banda de piquenses que utilizó el buen nombre y honor de D.S.A., una mujer de 19 años con historial positivo en los registros del Banco Central de la República Argentina.

Se entiende, por la pesquisa iniciada por efectivos de la Comisaría Primera a cargo del subcomisario Roberto Alfredo Rebichini, que el líder de la organización es una persona ampliamente conocida en el ambiente policial y judicial y que al menos otras 5 personas, ya identificadas, estarían involucradas en el manejo irregular de los valores. Hasta el momento no se produjeron demoras o detenciones en el marco de la causa que tiene como fiscal actuante al doctor Alejandro Gilardenghi quien, por otra parte, sí ordenó un allanamiento en la casa ubicada en calles 8 y 33 donde se halló un pequeño remanente de los cheques.

En la mencionada sede policial existen 5 denuncias concretas contra la joven. Son las impulsadas por las empresas locales Sampaoli y García, Mundo Fiat, Casa Ruffini, Aillá Winká y Pinturerías Deballi sucursal Santa Rosa aunque esta última, por la habilidad de un vendedor, la estafa quedó en “tentativa” habida cuenta de que el responsable del mostrador obligó al comprador a dejar la mercadería hasta tanto se ejecutaran los valores entregados. Como estos fueron rechazados, las latas de pintura “quedaron en casa”. La pesquisa determinó que la cuenta corriente (Nº 381.914/8, sucursal General Pico) fue abierta en julio pasado, y la mayoría de los valores fueron extendidos con fecha posdatada a 30 días.

Los primeros cheques comenzaron a ingresar al banco a mediados de agosto y, hasta ayer, la justicia solo tiene indicios de la manera en que la entidad crediticia oficial de la provincia le pudo dar semejante herramienta financiera a una persona con buenos antecedentes pero escaso, o ficticio, respaldo económico. Datos extraoficiales permitieron saber que de las consultas efectuadas a las autoridades bancarias locales respecto al modo en que se tramitó la apertura de la cuenta corriente unipersonal, surgió que D.S.A. presentó una carpeta que se ajustó a las normas vigentes en la entidad.

Pero quedó totalmente claro que la joven resultó ser sólo un instrumento para la banda de estafadores, que luego de hacerse de los cheques firmados salió a realizar operaciones comerciales a diestra y siniestra. Si bien el monto que surge de las primeras devoluciones traspasó la barrera de los 300 mil pesos, no es menos preocupante que con el correr de las horas aparezcan nuevos damnificados ya que hasta ayer la cantidad de cheques sin fondos “rebotados” es del 50 por ciento de la totalidad de las chequeras entregadas a la mujer. “Le usaron el nombre porque el resto de los integrantes de la banda no calificaba para ese trámite, ella fue, firmó y entregó documentación que le fue aceptada para recibir las tres chequeras, todo el ardid lo preparó un cabecilla amigo del marido”, señaló el jefe policial en aquella oportunidad.

Noventa y nueve cheques rechazados, pocas denuncias

El subcomisario Alfredo Rebichini, titular de la Comisaría Primera, manifestó ayer que “cuando iniciamos esta investigación tomamos conocimiento que el Banco de La Pampa le había otorgado tres chequeras, 150 cheques, a esta persona y sabiendo que la cuenta ya estaba cerrada, suponíamos que a través de la difusión se iban a suceder las denuncias. Al momento no contamos ni con el 1% de las denuncias de cheques rechazados. Inferimos que quienes han recibido esos valores no se sienten estafados. Hoy ya el Banco Central tiene registrado 99 cheques rechazados por más de medio millón de pesos. La sorpresa es que los comerciantes no vengan a denunciar, se trata de un trámite rápido y sencillo”.

“Esta historia -añadió- fue detectada en el mes de agosto, cuando tomamos conocimiento de la maniobra que estaba haciendo un grupo de personas, entre ellas la titular de la cuenta. Logramos que se radicaran cinco o seis denuncias en el transcurso de un día, entrevistamos a comerciantes que sabíamos que podrían ser damnificados, un par de ellos hicieron sus presentaciones en sede policial y después no vino más nadie”.

Citarán a gerente de la sucursal local y una Oficial de Cuentas

Desde el ámbito judicial La Reforma pudo establecer que las denuncias que obran en el Ministerio Público Fiscal, en este caso interviene el doctor Alejandro Gilardenghi, son no más de ocho y que ya se le ha recibido declaración testimonial a quienes han sido víctimas de la supuesta estafa. Por el momento hay dos personas que están identificadas como probables autores de la maniobra delictiva, una de ellas es la mujer titular de la cuenta que solo una vez realizó una compra con un valor propio; quienes van a ser citados como imputados. “En los próximos días serán citados el gerente del Banco de La Pampa, sucursal General Pico, y también la Oficial de Cuentas que hizo la apertura de la cuenta corriente, además de autorizar la entrega de las tres chequeras. La intención es conocer cuáles son los mecanismos de control para quienes son titulares de cuentas corrientes”, anticipó la fuente a la que tuvo acceso este diario.

Facebook Comentarios