Una pareja de jóvenes muy enamorados, decidió dar rienda suelta a su amor y luego de unos minutos sumergidos en las aguas de Porto San Giorgio, Italia, comenzaron a mantener relaciones sexuales.
Aprovechando el momento y la singularidad de las verdes aguas del Mar Adriático, se acercaron y luego de algunos besos y mimos, hicieron el amor. Por supuesto, jamás imaginaron lo que iba a ocurrir.
La tibieza del agua y el calor de sus cuerpos hizo que se produzca un “efecto ventosa”, que una vez finalizado el acto sexual, les impidió separarse. Cuando quisieron reaccionar fue demasiado tarde y de un momento de máximo placer, pasaron a uno de suma vergüenza.
Según asegura Diario Crónica, la unión que les provocó el “efecto ventosa” fue tal que tuvieron que salir del agua para pedir  ayuda. Una mujer se les acercó y les alcanzó un toallón con el que llegaron semitapados hasta el hospital.
Allí, la mujer recibió una inyección que se utiliza para dilatar el cuello del útero y recién logró separarse.

Facebook Comentarios