Economia

Macri se despide con un dólar que aumentó 545% en 4 años: las razones de la desbandada

La estampida del dólar. Así podría resumirse los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri. Pero si nos remontamos a su primer día de gobierno hasta la fecha, el precio del dólar se multiplicó casi por 7: aumentó 545% al pasar de $9,75 a los $62,94 actuales.

Pero no todos los años de la gestión del líder de Cambiemos fue caótica, al menos en materia cambiaria. Entre 2016 y 2017, la divisa estadounidense subió poco más de 2 pesos a lo largo de todo un año. Sí, el alza fue, por ejemplo, en todo 2016 de $2,20, menos que el aumento del dólar del viernes previo a las elecciones generales del 27 de octubre, cuando subió ese día $2,50 y cerró el dólar en $65.

Así las cosas, Macri asumió con un dólar a $9,75, a la semana liberó el cepo y la divisa trepó a $13,95. A fines de 2016 cerró a $16,17, y el último día hábil de 2017 cotizó a 18,95.

La desbandada de la divisa arrancó en abril de 2018, con la primera corrida cambiaria. Pero ya desde febrero el dólar empezaba a subir fuerte. Cuando el Presidente habló en el Congreso el 1 de marzo, ya se vendía a $20,44, 1,5 pesos más en solo los dos primeros meses del año.

Con la corrida de abril, vino la primera devaluación fuerte y el dólar subió a $23, diez días después ya cotizaba a $25,50 y a fines de junio el dólar estaba $29.66. En apenas seis meses, la moneda estadounidense se disparaba 11 pesos.

¿Qué pasó para que los inversores se quisieran llevar sus dólares y provocaran el primer estallido financiero? De acuerdo a los economistas, hubo un cambio en las condiciones internacionales, pero además una muy mala lectura del Gobierno de ese contexto externo.

«El proceso de endeudamiento que encaró Macri tiene que ver con una lectura deficiente de un problema estructural de la Argentina que es la restricción externa. Nuestras necesidades de dólares están por encima de la capacidad de generarlos. Y los dólares genuinos se generan vía exportación. El kirchnerismo reprimió la demanda de dólares con el cepo y salió mal», sostuvo el economista Leandro Mora Alfonsín.

Y continuó con su explicación: «La Argentina fue el país que más deuda tomó del mundo. En 30 meses, entraron 188 mil millones con un perfil de vencimiento muy exigente. Y cuando tu política se basa únicamente para el crecimiento, la toma de deuda financia todo, pero en especial la inestabilidad cambiaria y la fuga de dólares, en vez de usarlo netamente en infraestructura, es un uso de la deuda que no es productivo».

A este «mal uso» que hizo de la política monetaria el macrismo en 2018 se sumó un gran problema que fue que cambiaron las condiciones internacionales de crédito. Subió la tasa de interés de EEUU y so hizo que el resto de las monedas del mundo de los países en desarrollo para ganar competitividad, se deprecien.

Y lo hicieron estados como México y Brasil, pero en ese primer momento, Argentina no depreció porque iba en contra del objetivo de desinflación. Para ser cautos, el gobierno de Macri optó por no depreciar.

«Lo cierto es que el mercado empezó a demandar muchos dólares, y ahí en abril del año pasado empieza la corrida. El mercado daba por descontado que Argentina tarde o temprano iba a devaluar. Hubo una semana y media en la que se perdieron casi diez mil millones de reservas, y ahí empezó la corrida. El Banco Central además dio señales tartamudas: subió la tasa de interés, a tocar el dólar futuro, lo desbordó la situación, se devaluó la moneda», analizó Mora Alfonsín.

Así las cosas, al cambio en las condiciones internacionales, le siguieron malas decisiones de la administración de Cambiemos.»Hubo una pésima pericia del gobierno nacional. porque si uno observa el contexto internacional, el único país que depreció su moneda entre abril de 2018 y hoy un 200% somos nosotros», evaluó Mora Alfonsín.

Siguiendo con el repaso de las megadevaluaciones del dólar, en agosto del año pasado, la divisa saltó el 13 de agosto a $30 y a finales de ese mes cotizaba a $39,87. Tuvo su pico el año pasado el 28 de septiembre cuando cerró a 41,94, su valor más alto en todo 2018.

Ese año tras la intervención del FMI en la economía argentina el dólar cerró a $38,83, es decir, 19,20 pesos más que en enero de 2018, un alza del 105%.

Y en 2019 no cambió el panorama, más bien se agudizó. En marzo de este año, la divisa estadounidense se vendía a $40,84, el día anterior a las PASO estaba $46 y tras la derrota de Macri en las urnas de las internas, se disparó un 30% y cotizó $62,18 en esa semana. El viernes anterior a las generales del 27 de octubre, el dólar vuelve a pegar otro salto y se va a $65, el récord de este año. Post elecciones y el cepo de 200 dólares impuesto por Macri, bajó a los casi $63 actuales.

Deja tu comentario!

Botón volver arriba
Cerrar