La Pampa

Nación abandonó la obra de remodelación de la Circunvalación, emblema de la campaña del macrismo en La Pampa

La obra fue presentada con bombos y platillos a mediados de 2018 y ya en enero del 19, en pleno proceso electoral, el ministro de Transporte y luego jefe de campaña de Mauricio Macri, Guillermo Dietrich, visitó Santa Rosa para hablar maravillas de la megaobra del paseo urbano de Santa Rosa. A 10 meses de esa escena, en el lugar sólo hay cintas de “peligro obra!, maderas y obradores que juntan telas de araña. La derrota a nivel nacional del macrismo cerró la canilla y ya no hay fondos. Encima, se hizo presente un habitual problema del macrismo: un nuevo estallido inflacionario que requiere una redeterminación de precios.

La obra, en manos de la empresa Jubete, incluía los accesos a la ciudad, desagües pluviales, nuevos cruces peatonales, forestación, ejecución de rampas, pavimentación de calles transversales ubicadas en correspondencia con cruces equipados con semáforos, construcción de veredas a ambos lados de la zona entre la calzada de las calles colectoras y la línea municipal de las propiedades frentistas de la Avenida de Circunvalación. El nivel de ejecución, al día de hoy, apenas si alcanza el 20% por ciento. Eso sí, un par de plantines chamuscados todavía sobreviven en la Circunvalación, cerca de la rotonda del aeropuerto.

Pero lo más esperado tenía que ver con solucionar los viejos problemas de anegamiento del barrio Santa María de las Pampas brindando mayor seguridad al ingreso y egreso del barrio Procrear, que significaba un alto riesgo para el cruce de peatones. Jubete, a pesar de las problemas financieros, avanzó algo durante el año, pero consumada la derrota de Mauricio Macri lo poco que transfería Nación desapareció, y con la plata se fueron también los obradores.

Sin ir más lejos en abril, es decir sólo un par de meses después de la visita de Dietrich, el obrador había sufrido su primer parate al acumular Nación con la empresa una deuda de 100 millones. La empresa Jubete ganó la licitación con una oferta de 145 millones de pesos (hoy quizás irrisoria con las devaluaciones posteriores) y tenían un plazo de ejecución de un año. Los pagos a través de Vialidad Nacional siempre se atrasaron y, cuando en medio hubo una sola redeterminación, nunca pudo regularizarse un flujo que permita sostener las tareas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: dosbases

Deja tu comentario!

Botón volver arriba
Cerrar