Sociedad

Impuesto Rosa: Por la crisis, menstruar cuesta el doble que el año pasado

En 2018, una familia con dos mujeres debía gastar $383 por mes. Este año el mismo gasto llega a los $800 e incluso más.

Las mujeres tienen que gastar el doble que el año pasado en los productos de higiene y salud relacionados con la menstruación, de acuerdo con un sondeo que realizó Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana).

Esta semana, la organización que trabaja para concientizar sobre los derechos de las mujeres, difundió un relevamiento que compara precios de los productos necesarios para gestionar el ciclo menstrual.

En 2018 una familia conformada por dos mujeres en edad reproductiva gastaba de forma mensual $383, mientras que este año el costo se elevó a unos $766. El cálculo se basa en el gasto que demanda comprar las marcas más económicas.

«El contexto de crisis que atraviesa el país nos invita a evaluar una vez más la economía de la mujer», difundieron desde Mumalá.

La organización llamó la atención sobre la incidencia de este gasto para las mujeres o familias con hijas. También se destacó que las trabajadoras ganan cerca del 35 por ciento menos que los trabajadores, pese a los gastos que deben afrontar.

El impuesto rosa

Además, hicieron hincapié en el denominado «impuesto rosa», término que apunta a la diferencia de precio entre productos que están presentados para varones o mujeres, más allá de que esencialmente sean iguales. Desodorantes, máquinas de afeitar, ropa, champú o jabón son algunos de los artículos que cuestan más si están destinados a mujeres.

De acuerdo a un relevamiento que realizó en 2018 Mumalá, los productos de higiene y cuidado personal cuestan hasta un 16 por ciento más si tienen como clientas a las mujeres.

Mumalá recordó también que el índice de desocupación es más alto en la población femenina y que las toallitas, tampones o analgésicos específicos para dolores menstruales son elementos de primera necesidad que las mujeres no pueden evitar comprar.

«Durante casi la mitad de nuestras vidas las mujeres menstruamos, lo que nos obliga cada mes a comprar productos destinados a dicho proceso de nuestro ciclo hormonal. Pero, a diferencia de los métodos de planificación familiar (anticoncepción) que son, o al menos deberían ser, distribuidos por el Estado de forma gratuita, no hay ninguna política que asegure que las mujeres tengamos acceso gratuito e irrestricto a estos productos», difundió Mumalá.

Integrantes del Observatorio de Mumalá realizaron un relevamiento de precios en supermercados y farmacias de la ciudad en la actualidad, para comparar con los valores que se encontraban el año pasado en el mercado.

«La temática requiere un cuestionamiento y análisis por parte de la sociedad y, principalmente, del Estado, tratándose de un tema de Salud Pública que nos atraviesa a todas las mujeres», comunicaron.

Deja tu comentario!

Botón volver arriba
Cerrar