Economía

Por la crisis económica en La Pampa se registró una cantidad de cheques rechazados similar a la del 2002

Según el reporte estadístico del Banco Central, el fenómeno registró este año un alza del 81 por ciento. El promedio de cada documento impago fue de 4.822 pesos. Solo el 44% fue cubierto dentro del primer mes. El resto pagará multas o será inhabilitado.
JUAN JOSE REYES
Durante los primeros ocho meses del año en curso La Pampa llegó al pináculo de cheques rechazados, alcanzando una cifra similar a la de 2002. Hubo 70 mil documentos librados y abortados en el clearing del sistema financiero local en su Cámara Compensadora Electrónica (Coelsa) por 338 millones de pesos. El BCRA en su reporte estadístico sobre el Sistema Nacional de Pagos (SNP) estimó una suba del 81 por ciento.
Existe un cóctel nocivo de inflación, tasas altas, deterioro salarial, caída de ventas y falta de crédito accesible. Además, con adelantos transitorios en cuentas corrientes (descubiertos) y descuentos de cheques a pymes y productores agropecuarios, la cadena de pagos se tornó poco confiable, al menos, hasta marzo de 2020.

Promedio alto.
Para el BCRA el promedio en dinero de cada documento impago fue 4.822 pesos y sólo fueron cubiertos dentro del primer mes el 44% de ellos (30.800) por menos de 130 millones de pesos. El otro 56% deberá pagar fuertes multas o será inhabilitado. Solo es superado por igual período de 2002 donde se alcanzó 5,53% de rechazos sobre el total de los emitidos, ahora 5,23 por ciento.
El Banco Central comunica al emisor y al banco por carta certificada notificando que la cuenta será cerrada inmediata en caso del no pago de multas. Inclusive aun pagándolas, si no lleva buen comportamiento financiero, las cuentas pueden ser clausuradas. Según la Ley 25730, el librador de un cheque rechazado por falta de fondos o sin autorización para girar en descubierto o por defectos formales, es sancionado con una multa equivalente al cuatro por ciento (4%) del valor del cheque, con un mínimo de 100 y máximo de 50 mil pesos. El importe se reducirá 2% cuando se cancele el cheque motivo de la sanción dentro de los 30 días corridos desde el rechazo, circunstancia que deberá ser acreditada ante el girado.

Cadena rota, salvo en el campo.
Los problemas en la cadena de pagos, que tienen de mal en peor a comercios y servicios y en menos proporción al campo (compra con venta a futuro de sus bienes) empiezan a verse en cifras oficiales muy preocupantes. El volumen de cheques rechazados se disparó fuerte en comparación con el año pasado. Esas estadísticas presuponen la peor proporción de morosidad desde noviembre de 2002 y cercano a 2001 cuando el país y la provincia se encontraban en plena crisis económica.
El promedio de 156 cheques de pago diferido que no pasan las cámaras compensadoras electrónicas por día por falta de fondos pone al descubierto un escenario que afecta a todos por igual, no solo el comercio y los servicios, sino también a la industria y la gente en general. La incertidumbre cambiaria, el aumento récord del dólar y el riesgo país muy volátil, impactan de forma crítica y paralizan la economía, con la única certeza de que el proceso golpeará de lleno en los precios y por lo tanto en los bolsillos.
Dejando de lado todo lo que implique demanda del sector rural, la cadena de pagos está cuasi suspendida. No hay entregas nuevas porque no hay precio, y al que necesita mercadería se la entregan a precio abierto. Se prevé que pocos podrán pagar sus impuestos, pues todo lo recaudado por ventas será para cubrir cheques emitidos y lo que resta (que será poco) para conseguir algo de mercadería pagando contado.
Como se aprecia en el cuadro anexo, agosto fue el peor mes con 11.771 documentos rechazados por 52,9 millones de pesos (creció 26,7%) y el menor marzo, con 6.256, y un monto total de 32,8 millones (se recuperó un 4,9% con respecto al mes anterior en cheques librados.

Rebotes al por mayor.
Según la consultora financiera Fidelitas aquí el 0,5% de los rebotes en el clearing local presentan algún grado de imperfección, sea ésta de confección o la no contención de fondos en la cuenta respectiva (falta de provisión, de autorización para girar en descubierto o defectos formarles). Sin embargo preocupa más que solamente fue cubierto menos de la mitad de los montos por parte de los clientes en el plazo estipulado por las normativas del BCRA (menos de 130 millones cubiertos sobre 338 millones de pesos en rechazos). Dicho de otra forma, el 66% no fueron abonados aún, lo cual implica en breve o cierre de cuentas o elevadas multas.
Por tramos de rebotes, la cantidad de rechazos disminuye en la medida que hay mayor cantidad de documentos observados, en cambio en la parte de mayores rechazos (de 51 cheques en adelante) los montos crecen aún más. Aquí le pega a toda la banca, sean privados (BBVA, Santander Río, Macro, HSBC, Galicia, ICBC, Patagonia, Standard Bank, Hipotecario, Credicoop, Comafi y Columbia) o públicos (BLP y Banco Nación). Inquieta que la economía lleva un proceso recesivo de 17 meses, es decir con todos los indicadores negativos y en retracción, que se extenderá, al menos, seis meses más.

Deja tu comentario!

Botón volver arriba
Cerrar