La Pampa

Sigue el conflicto en San Martín y la salinera amenaza con más despidos

Entre jueves y viernes, la firma Timbó echó a cuatro trabajadores. Envió intimaciones a los empleados que están de paro y cortan el acceso. Les advierte que puede constituir un delito el bloque y que podría haber más despidos.

Un gerente de Industrias Químicas y Mineras Timbo, Luis Alberto Gontán, amenazó a los trabajadores que paralizaron la planta de San Martín y bloquean el ingreso y salida del lugar en reclamo de la reincorporación de cuatro personas despedidas el jueves pasado en represalia a la participación de un reclamo salarial hace unos meses atrás. El directivo les advirtió que la medida es “ilegítima”, “podría constituir un delito” y podría desembocar en más despidos.

amenazas 2

El conflicto con los trabajadores de la planta que paralizaron la actividad y protesta en la puerta de ingreso continúa este sábado sin novedades favorables por parte de la empresa.

El viernes por la tarde la gerencia les envió cartas documento a los trabajadores. Allí menciona que “están participando de una ilegítima medida de acción directa que impide el ingreso y egreso del personal de la empresa y la producción de la misma, como asi también el ingreso y egreso de camiones desde la 21 horas del jueves, provocando pérdidas económicas que afectan a sus clientes y los compromisos asumidos”.

“Lo intimamos para que recapacite y cese en el accionar que viene realizando con olvido de sus obligaciones como empleado de esta compañía y que además puede constituir un delito, evitando así la posible perdida de fuentes de trabajo”, remató el gerente.

A uno de los trabajadores se le comunicó la cesantía aduciendo “pérdido de confianza”. ¿Por qué? Según el telegrama que le enviaron, aseguran que constataron que permitió el ingreso durante este viernes de una persona ajena a la compañía al área de la salina “sin aviso ni justificación alguna”. Esa persona, aseguran, sería el padre del delegado gremial Gustavo Muller.

“El accionar descripto configura una gravísima injuria laboral, que por su entidad impide la prosecución de la relación, amén de una irreparable pérdida de confianza”, advierten en el telegrama, donde hacen referencia a anteriores advertencia y remarcan que el trabajador queda despedido “por su exclusiva culpa”.

Los trabajadores habían protagonizado un plan de lucha al inicio del año, incluso llegaron a la huelga. Y lograron la firma de un acuerdo salarial que reconoció cerró la paritaria del año pasado y fijó u 19% de aumento para seis meses de este año. Sin embargo, después de esto, los trabajadores denunciaron que se desencandenó un hostigamiento por parte de la empresa.

Y este jueves se produjeron tres despidos primero y, desatado el conflicto, uno más. Desde la 21 del jueves se inició un paro total de actividades y el corte del acceso al predio de Timbo, en un intento de que la empresa dé marcha atrás con los despidos. En la planta trabaja un centenar de personas.

El delegado gremial de la planta, Gustavo Muller, denunció que los despidos son “una represalia por el paro que hicimos este año por la paritaria”. Negó que los despidos se originen en la crisis del sector. Aseguró que la producción se mantiene en los últimos tres años y nunca les informaron que había que hacer recortes de personal o que hubiera problemas económicos en la firma.

Deja tu comentario!

Botón volver arriba
Cerrar