Castex

“No toquen al ungido de Dios” Denuncian a un pastor cordobés por manipulación de personas

No toquen al ungido de Dios porque les caerá la maldición”. Así recordó Liliana, ante la Justicia de Villa María, un presunto hostigamiento que habrían sufrido los denunciantes del pastor Víctor Paredez (68), de la localidad de Las Perdices, preso desde hace tres semanas por presunto abuso sexual.

Liliana se presentó el martes ante el fiscal René Bosio y denunció presuntas amenazas que –según infiere la mujer– se habrían realizado en procura de frenar las acusaciones contra el pastor de ese pueblo del departamento Tercero Arriba.

El fiscal sospecha que el pastor manipulaba a las víctimas, por lo que el dato de estas presuntas amenazas cobra relevancia en ámbitos de la investigación.

El martes, en una sala de la fiscalía villamariense esperaba ser indagado Paredez, quien ofició de pastor durante cuatro décadas en la Asociación Civil Iglesia Biblia Abierta Misiones Globales.

Quebrada por el llanto, la mujer recordó lo que asoma como una pesadilla familiar. “Dentro de las amenazas, hablan de que no pueden tocar al ungido de Dios, que los que acusan están arruinando a las familias del pastor”, citó.

Y denunció: “Sobre uno de mis familiares, que es víctima, siguen ejerciendo el poder de manipulación, con el perdón. Porque (en la iglesia) una de las premisas es perdonar todo y que este tipo de situaciones queden impunes. Desde hace muchísimos años se trabaja de esta manera”.

“Concurro a la Iglesia desde mi adolescencia. Jamás hubiera imaginado una situación así, hasta que uno de mis familiares pudo hablar”, agregó Liliana.

Dos de los cuatro denunciantes que hoy figuran en la causa son allegados a ella.

Estrategia defensiva

Paredez está imputado por los supuestos delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado y reiterado, y corrupción agravada. Si prospera esta acusación, el delito estipula una pena de entre 10 y 50 años de prisión.

Su defensor, Sebastián Elía, se limitó a responder que el pastor “negó los hechos y se abstuvo de declarar”. Ahora, la defensa estudiará el expediente y “ofrecerá más pruebas” en los próximos días, según anticipó el letrado.

“Colaboraremos con la investigación para que se esclarezca lo antes posible”, sintetizó Elía.

Tras la indagatoria, la acusación no se modificó.

Hay cuatro denunciantes, mayores de edad, de los cuales dos manifestaron que habrían sido violados cuando eran menores de 18 años.

De los dos mayores, uno habría denunciado 101 hechos en el marco de una “relación” que se desarrolló durante 11 años, según figura en la causa. En este punto, la defensa evalúa avanzar en una estrategia exculpatoria con la idea de que se habría tratado de presuntos encuentros consentidos entre mayores de edad.

Otro factor que pasaría a ser clave en el marco probatorio serían los testimonios que ya ofrecieron las presuntas víctimas ante un tribunal eclesiástico. “Algunos lucen algo controvertidos”, confió quien analizó ciertos relatos, que hasta invocarían al poder del “Espíritu Santo”.

Será también tema de discusión jurídica la presunta prescripción de los hechos, de los cuales el más cercano habría ocurrido nueve años atrás, según confió un informante con acceso al expediente.

“Las fechas serán determinantes”, calificó una fuente ligada a esta investigación judicial.

Con pesar, Liliana, familiar de dos de los cuatro denunciantes, se quejó de un presunto hermetismo de parte de las autoridades religiosas respecto a estas denuncias.

En contrapartida, Hugo Romero, actual secretario y tesorero a nivel nacional de esa iglesia, comentó que investigaron esas denuncias años atrás y siguen analizando las actuales, además de otras presuntas faltas al reglamento, de parte del pastor.

La Asociación Civil Iglesia Biblia Abierta Misiones Globales está intervenida “desde antes de su detención, por supuesto adulterio y no por los presuntos abusos sexuales”, confirmó Romero.

Su familia, esposa, hijo y nuera también fueron apartados como pastores de esa congregación, tal como profundizó Romero, quien oficia de interventor.

En la comunidad religiosa, las versiones están bastante divididas. Hay quienes defienden a su líder evangélico y otros que no.

Deja tu comentario!

Botón volver arriba
Cerrar