Sociedad

«Milagro pascual en Santiago del Estero»: joven enfermera salvó la vida de un nene en una iglesia

Raquel se encontraba circunstancialmente en el lugar asistiendo a la charla para padres y padrinos, cuando casi ocurre una tragedia.

Una charla realizada la mañana de este sábado para padres y padrinos fue el escenario donde se vivieron momentos de angustia, pero por suerte y la acción de una joven enfermera, todo tuvo un final feliz.

El destino quiso que Noelia Raquel Iturre, de solo 21 años, haya sido una de las personas que estaba recibiendo esas charlas en la parroquia de Mailín, de la ciudad de Añatuya, ya que fue elegida para ser madrina. En ese momento, según relató Noelia , “en medio de la charla, una mamá salió gritando y angustiada con su bebé en brazos, por lo que nos acercamos a ver qué le pasaba y observé que el niño se estaba poniendo morado, a lo que ella contó que le había dado un caramelo y rápidamente me di cuenta de que se estaba ahogando, por lo que le pedí el bebé y ella me lo entregó enseguida, sin dudar”.

Noelia le realizó al pequeño la maniobra de Heimlich, tras lo cual y tras casi dos minutos de angustia, el niño expulsó el caramelo que le obstruía la respiración.

El niño, de nombre Simón, de un año y cuatro meses, fue luego llevado al hospital zonal, donde se constató que estaba en perfectas condiciones de salud.

Noelia contó a Nuevo Diario que es “de Salavina y hace varios años que vivo en Añatuya, adonde vine por razones de estudio, hice el secundario y después hice computación, peluquería y auxiliar de enfermería, siendo esta última profesión la que desarrollo al servicio del PAMI”.

Consultada a cerca de la reacción de la familia del niño, dijo que “la madre, Yesica, me agradeció por la acción, ya que ella no habría sabido qué hacer. La gente me felicitó y mi madre, quien vive en Salavina y a quien visito los fines de semana, está muy feliz y orgullosa”, contó Noelia, la joven heroína.

Deja tu comentario!

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar