“Juan Pablo tiene dos papás”: la lucha de una pareja que debe llegar a la Corte Suprema

- enSociedad
61
0

Tras un fallo favorable en primera instancia, una fiscal apeló y la Cámara rechazó que Leo e Ignacio figuren como padres procreacionales.

Leo Polti Ignacio Santalla son pareja desde hace 12 años y tuvieron a Juan Pablo mediante un vientre subrogado. Sin embargo, denuncian que un vericueto legal y el particular criterio de un grupo de funcionarios judiciales no les permiten a ambos figurar como padres de su hijo: “Como no pueden castigar a los que siguen porque ya está normado, entonces lo hacen con nosotros. Si se googlea a estos jueces y a la fiscal, algunos estuvieron en contra del matrimonio igualitario”. Ahora tienen sus esperanzas puestas en un recurso de queja que presentaron el 8 de marzo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Para darle visibilidad a su reclamo, lanzaron la campaña bajo el hashtag #Juanpablotienedospapas. “Esto puede demorarse entre uno y dos meses y quizás en un año la Corte se expida, pero si no lo toma nos queda el fallo firme de Cámara”, advierte Leo a minutouno.com y relata cómo fue su lucha hasta llegar acá.

Juampi fue concebido mediante el óvulo de una donante anónima, el espermatozoide de uno de ellos e implantado en una amiga. Nació en junio de 2015 bajo el viejo Código Civil que no se expedía sobre subrogación. Sin embargo, lo inscribieron presentando lo que pedía el proyecto del nuevo código más lo que se pedía en el exterior. “El juzgado toma el caso con el nuevo código civil y en primera instancia nos dieron el ok. El problema está en que la fiscal, que con el mismo caso pero de una pareja heterosexual no apeló, con nosotros sí lo hizo”, cuenta.

“Entonces entramos en una Cámara donde los tres jueces son un poquito homofóbicos y lo que hicieron fue argumentar que la documentación presentada no estaba acorde al nuevo Código Civil, que tiene la figura de padres procreacionales, que somos nosotros, y dice que se debe presentar un consentimiento firmado ante escribano, previo a hacer la transferencia”, explica y agrega que les faltó el paso del escribano.

Luego hicieron el trámite ante escribano, pero la Cámara E de la Justicia Nacional Civil no hizo a lugar. “Ni los jueces de cámara, ni la fiscal, ni la defensora de menores nos conocieron, ni nos pidieron prueba de nada, ni informe médico, tampoco no conocen a Juan Pablo”, lamenta.

Facebook Comentarios