Está internado en “terapia intensiva” en Río Cuarto, porque en el Hospital Molas no había camas en ese servicio. Por el momento, el autor de la paliza fue notificado en libertad. “Veremos cómo evolucionada el herido, pero está bastante grave”, dijo el jefe de la Seccional Sexta, Mario Chandía, ante una consulta

guatrache-2616

“Casi se fractura una mano y una pierna de tanto pegarle piñas y patadas”, graficó el propio uniformado la feroz golpiza que le dio el dueño de una vivienda a un ladrón que sorprendió in-fraganti con un televisor a cuesta.

El hecho ocurrió alrededor de las dos de la madrugada de este sábado sobre la calle Guatrache 2616, en el barrio Villa Parque de esta ciudad, donde los dueños de casa abrieron recientemente una despensa. El caso está en manos de la fiscala Cecilia Martiní.

De acuerdo a lo que contó el comisario Chandía, el herido fue identificado como Julio Pereyra, de 30 años de edad, con “algunos antecendes policiales”. Mientras que el agresor se llama César Potros, de 20 años.

“La salud de Pereyra está bastante complicada…sobre todo porque al momento que recibió la golpiza, según los análisis médicos que se le hicieron, estaba bajo los efectos de diferentes sustancias tóxicas”, explicó el uniformado.

Respecto al incidente contó que “en ese momento la madre de Potros, su mujer y una nena, estaban adentro de la casa…según nos cuenta la madre, ella empieza a sentir ruidos pero cree que es el hijo, no le da mayor importancia. Pereyra había forzado una puerta trasera y estaba revisando la casa, incluso había preparado un equipo de música para llevarse….pero lo cierto es que cuando sale con el TV al hombre (un LED de 40 puLgadas) se choca con Potros que volvía a su domicilio y ahí se produce la agresión”.

“Potros también tuvo que recibir atención médica…en un momento se pensó que tenía una fractura en una mano y en una pierna, pero no. Es decir que casi se fractura una mano y una pierna de tanto pegarle piñas y patadas”, añadió.

Pereya y Potros viven a dos metros de distancia. “El joven agresor nos dijo que no sabía de quien se trataba porque estaba oscuro…de hecho nosotros lo pudimos identificar al herido a partir de unos tatuajes en la pierna, porque el rostro lo tenía todo hinchado y desfigurado”, precisó Chandía.

Facebook Comentarios