El presidente de Aerolíneas dijo que la empresa está “virtualmente quebrada”

- enNacionales
12
0

Luis Malvido se quejó de que la compañía estatal que preside deba “pedir dinero al Estado” para afrontar sus costos operativos y apuntó contra los gremios aeronáuticos que anunciaron un paro de 24 horas. También defendió la sanción a 376 trabajadores de Aerolíneas por realizar asambleas.

El presidente de Aerolíneas Argentinas (AA), Luis Malvido, sumó un nuevo argumento para justificar la avanzada privatizadora de la administración de Mauricio Macri. “La empresa está virtualmente quebrada”, dijo el funcionario para confrontar con la demanda de los gremios aeronáuticos, que anunciaron un paro para el lunes ante la negativa del Gobierno de reabrir paritarias y contra la decisión de la compañía de sancionar a 376 trabajadores que participaron de asambleas con retención de tareas.

“Es una empresa que está virtualmente quebrada. Para pagar salarios mes a mes tenemos que pedir dinero al Estado”, reflexionó el titular de, precisamente, una empresa estatal. Y el motivo por el cual no pueden afrontar esa obligación sería porque “la situación de la compañía no permite que podamos pagar sueldos con nuestros propios recursos”, elucubró.

El argumento de Malvido sigue la línea trazada por el presidente Macri, de responsabilizar a los gremios aeronáuticos por la situación en que se encuentra la empresa de bandera.

El funcionario también criticó a la Federación Argentina del Personal Aeronáutico (FAPA) por el paro anunciado para el próximo lunes. Dijo que la medida de fuerza “se ha transformado en una cuestión política” que intenta “arruinar el prestigio” de Aerolíneas y que está vinculada a dirigentes como Hugo Moyano y Roberto Baradel.

“Acá hay un grupo de personas que termina afectando a millones de pasajeros. La semana pasada fueron 30 mil, pero además tienen de rehenes a empleados, a quienes no les permiten trabajar y hacer lo que les gusta hacer, que es atender a nuestros usuarios”, disparó Malvido.

Además, insistió que “no perdemos dinero porque los pasajeros terminan volando. El gran daño es a la imagen, un daño al prestigio, un daño a la confianza que tienen los argentinos en su aerolínea de bandera, que hace que seguramente esos 30 mil pasajeros que dejamos en tierra hayan decidido no volver a volar con nosotros”.

También confirmó que la sanción contra 376 empleados “fue una decisión que tuvo que ver con el caos que generaron con las asambleas” y señaló que “lo que hicimos fue, en función de la afectación directa que tuvieron sobre los pasajeros, aplicar las sanciones que corresponden”.

“Casi ninguna de las 12 mil personas que forman Aerolíneas Argentinas trabajaron ese día. Nosotros intentamos constatar quiénes son los que ese día se negaron a trabajar y por eso llegamos a este número tan bajo de sancionados, respecto a la proporción total de empleados de la empresa”, aclaró, en declaraciones a radio Mitre.

Facebook Comentarios