Murió tras inyectarse silicona en los testículos y participar de juego sexual

- enSociedad
165
0

El protagonista de esta dramática historia compartió en las redes sociales las fotos con sus genitales agrandados antes de la tragedia.

Un australiano, residente en Seattle, Estados Unidos, murió tras inyectarse silicona en los testículos y participar de un juego sexual.

Jack Chapman, cuyo seudónimo era Tank Hafertepen, tenía 28 años y compartió en sus redes sociales imágenes con sus genitales agrandados antes de la tragedia.

Según reveló su madre al ser consultada por la prensa, el joven tenía un contrato firmado con un popular bloggero de la región para participar de eventos sexuales.Murió tras inyectarse silicona en los testículos y participar de juego sexual

Facebook Comentarios