Polémica en Santiago del Estero: hicieron desfilar a alumnos de un colegio católico con el pañuelo de “las dos vidas”

- enNacionales
102
0

En medio del debate por la legalización del aborto en el Senado y para que el presidente Mauricio Macri vete la lela presión de la Iglesia católica y, un desfile en Santiago del Estero reavivó la polémica sobre cómo las autoridades educativas pueden influenciar el discurso de los alumnos. En esta oportunidad, durante la celebración del Día de la Independencia, más de 300 estudiantes marcharon con pañuelos de la campaña “por las dos vidas”y las críticas no tardaron en llegar.

A través de las redes sociales, se viralizó el video en donde se observa cómo chicos del Bachillerato San Miguel Arcángel, de la localidad de Suncho Corral, marchan con música militar de fondo en la calle principal del pueblo, con el distintivo celeste de aquellos que rechazan la interrupción voluntaria del embarazo.

En el muro de Facebook de la institución, desde donde se difundieron las imágenes, enfatizaron que el colegio “defiende a la vida desde la concepción”.

Ante el malestar que generó el video, las autoridades de San Miguel de Arcángel defendieron la propuesta del desfile con fervor. “Somos un colegio provida, y esta es una ciudad provida. Estamos orgullosos”, le explicó el padre Juan Cruz Fariña, representante legal del establecimiento a Infobae.

El religioso confirmó que los 307 alumnos de todos los niveles (jardín, primaria y secundaria) participaron de la marcha, así como también los profesores y los directores.

La idea de desfilar con los pañuelos celestes, según Fariña, fue de un grupo de padres. Fueron ellos los que se encargaron de comprar las telas y las alumnas quienes los confeccionaron. “Fue un trabajo de nuestra comunidad educativa para ayudar al colegio y dejar en claro nuestra postura ante lo que está sucediendo con el aborto”, sostuvo el cura.

En las redes sociales la iniciativa no fue recibida con buenos ojos. Una catarata de usuarios criticaron el desfile por “disfrazarlo” como una actividad voluntaria, cuando parecía en realidad un caso de adoctrinamiento.

A pesar de los cuestionamientos, Fariña reiteró que los 13 mil habitantes del pueblo respaldaron la marcha y mostraron su apoyo “absoluto”. Sobre cómo se plantea este debate en las aulas, el cura argumentó que cuentan con educación sexual, pero “para el amor” y sin “meter la ideología de género”.

Facebook Comentarios