Ziliotto anunció que votará por la despenalización del aborto

- enPolítica
78
0

El diputado nacional Sergio Ziliotto (PJ) anunció que votará este miércoles por la despenalización del aborto. “Luego de escuchar y leer todas las posturas y de haber analizado la legalización del aborto desde distintos enfoques, me resulta inaceptable caer en el facilismo de optar entre la vida y la muerte. Afirmarlo es por lo menos inconsistente e imprudente, no existe certidumbre científica ni legal que lo respalde”, dijo. “Por el contrario, es imprescindible abordarlo como el grave problema social que representa y darle una respuesta urgente desde la salud pública y resolverlo con una presencia activa del Estado que termine con el escenario actual de desigualdad social“.

“Consecuente con ello, acompañaré con mi voto el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. El aborto existe y ya se ha cobrado muchas vidas. La actual legislación no lo ha resuelto, su perfil punitivo, por el contrario, ha profundizado su clandestinidad“, dijo.

Qué votarían en el PJ y en Cambiemos

El histórico debate por la interrupción voluntaria del embarazo en la Argentina entró en tiempo de descuento. El debate llegará por primera vez al recinto de Diputados este miércoles.

El PJ pampeano tiene tres diputados nacionales. Hasta el momento, solo Ziliotto se ha manifestado a favor. Melina Delú y Ariel Rauschenberger podrían votar en contra.

En tanto, uno de los diputados de Cambiemos, Martín Maquieyra, se ha manifestado en contra. Daniel Kroneberger está cada vez más cerca de votar la despenalización.

Los argumentos de Ziliotto

Ziliotto dio sus argumentos, en un comunicado de prensa. Son los siguientes:

En el fundamento de mis decisiones abordaré exclusivamente mis razones, ya que no entraré en el facilismo de atacar las razones ajenas para justificar las mías, menos aún descalificar a quien no comparte mi decisión.

Rechazo fuertemente el clima de beligerancia instalado durante el debate, que estoy seguro lamentablemente proseguirá post votación. Hemos padecido insultos, descalificaciones, amenazas y promesas de represalias segun tomemos una decisión contraria a tal o cual sector. Una vez más se ha puesto de manifiesto la intolerancia que habita en la sociedad argentina hacia el que comete el error de pensar diferente.

Ingresando en ellas resulta pertinente analizar cuándo comienza la vida. Su inicio es uno de los interrogantes más complejos sobre los que aún no existe consenso en ningún campo y disciplina. En el ámbito de la ciencia existen diferentes posiciones. Desde quienes consideran que la persona comienza con la fecundación -incluso posiciones más extremas consideran que las células madre embrionarias, por su capacidad de diferenciación, también son personas- hasta aquellos que la ubican en el nacimiento con vida. Tampoco la normativa vigente lo define fehacientemente desde lo jurídico. Al respecto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos sostuvo que “se trata de una cuestión valorada de diversas formas desde una perspectiva biológica, médica, ética, moral, filosófica y religiosa”, y coincidió con tribunales internacionales y nacionales en el sentido de que “no existe una definición consensuada sobre el inicio de la vida”. La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño explicita que “se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad” sin establecer irrefutablemente en qué momento comienza dicha protección de derechos.

Asimismo, si bien la Convención Americana de los Derechos Humanos establece en su artículo 4.1 que el derecho a la vida “estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción” urge tener en cuenta la sentencia de su máximo organismo de interpretación, la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Tampoco es lapidario el nuevo Código Civil y Comercial; si nos remitimos a su artículo 19, el mismo texto sostiene que el comienzo de la existencia de la persona y el comienzo de la vida son conceptos sustancialmente diferentes.

Esta falta de certidumbre científica y legal para determinar a partir de cuándo comienza la vida invalida la similitud entre aborto y asesinato.

Su afirmación resulta por lo menos inconsistente e imprudente. Si tenemos en cuenta la importancia de los valores y creencias en la construccion de las decisiones y conductas de los seres humanos, sabemos que invariablemente la discusion seguirá ocupando espacio en la filosofía, la religión, la ética y la biología.

Ante ello resulta imprescindible observar el contexto mundial y sus regulaciones.

En la actualidad, los países más desarrollados han habilitado el aborto legal mientras que la penalización es una regla que se repite en los denominados periféricos, donde la ciudadanía femenina aún es de baja intensidad.

En tal sentido, no puede pasar desapercibida la decisión de países desarrollados que han despenalizado el aborto y que en base a sus experiencias y aprendizajes perfeccionaron sus marcos normativos y han determinado la semana catorce de gestación como límite para su realización. Sus conclusiones aseguran que las complicaciones por aborto son muy bajas en el primer trimestre y luego aumentan en el segundo trimestre. De allí que la mayoría de las legislaciones lo permiten antes de las 14, 13 o 12 semanas.

Sin dejar de reconocer la importancia de los análisis anteriores, analizando nuestro contexto social nos lleva a reconocer una realidad tan incontrastable que nos obliga a otorgarle preeminencia a las razones que justifican esta decisión: el aborto existe.

Peor aún, todos sabemos que existe en la clandestinidad. Y esa clandestinidad atraviesa la desigualdad social. Esa misma desigualdad que hoy genera ciudadanas de primera y ciudadanas de segunda en relación al acceso al mismo.

Esta circunstancia determina que, incursionan en un delito tanto mujeres de clase media y alta como aquellas en estado de vulnerabilidad social. Tanto las que acceden a abortos en condiciones inmejorables de asepsia y a cargo de profesionales médicos, como para quienes se someten a métodos caseros en manos inexpertas, una conjunción de riesgo de salud y de muerte.

 

Facebook Comentarios